Roberto Morales Monzón, gerente general de la mina San Rafael, fue enviado a prisión preventiva por el Juzgado de Primera Instancia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Santa Rosa; acusado de contaminación industrial. Por esta razón, la compañía minera apeló a la decisión del juzgado, ya que el fallo no era proporcional ni consistente con lo que estaba siendo investigado por el Ministerio Público.

Así, ayer la Sala Mixta de Apelaciones de Santa Rosa decidió resolver a favor de Minera San Rafael la apelación que la empresa presentó en contra del fallo del Juez de Primera Instancia el 13 de abril. Se dijo, entonces, que la decisión de enviar a prisión preventiva del gerente general era improcedente.

El fallo de la Sala revirtió la decisión del juez y ordenó la libertad del colaborador de Minera San Rafael, quien salió de prisión.

“La Sala de Apelaciones revirtió un fallo que nunca se tuvo que haber dado porque no se ha probado que la compañía haya incurrido en algún delito”, dijo Tom Fudge, gerente de país de la empresa minera. En el año 2012, antes que Minera San Rafael iniciara operaciones, se presentó una denuncia en contra de la empresa sin embargo, estas acusaciones no han sido probadas por el Ministerio Público.

La empresa minera, por su parte, ha presentado todas las pruebas respaldas por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y del Laboratorio Nacional de Salud, quienes han reconocido que Minera San Rafael ha cumplido con el 100% de las muestras que se han hecho de sus descargas de agua.

“Las pruebas han sido validadas por las autoridades competentes quienes han reconocido que la operación de Minera San Rafael cumple con la ley guatemalteca y el cuidado responsable del ambiente ha permitido incluso mejorar la calidad de las descargas de agua”, agregó Fudge.