“Yo tengo la esperanza de que en este país se pueda salir adelante con un proceso de diálogo que permita llevar de manera normal el proceso político en este año que incluye elecciones”, dijo Insulza a periodistas pocas horas antes de dejar la titularidad como secretario general de la OEA.

“Lo mejor es que los países lleven adelante sus procesos políticos de la manera más normal y de acuerdo a lo que dice la constitución”, agregó.

El secretario de la Organización de Estados Americanos participó como testigo de honor en la capital guatemalteca de un acercamiento entre Guatemala y Belice, que buscan solucionar un histórico diferendo territorial.

Insulza, quien este lunes se reunió con el presidente Pérez, eludió referirse de manera directa a los reclamos de un sector de la población que pide la renuncia del mandatario, a raíz de escándalos de corrupción que ya provocaron la caída de la vicepresidenta Roxana Baldetti y de tres miembros del gabinete.

Desde abril pasado la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un órgano patrocinado por la ONU, denunciaron la existencia de una red de fraudes en las aduanas nacionales, liderada por el que fuera secretario de la vicepresidenta Baldetti.

El escándalo salpicó a Baldetti, quien renunció el pasado 8 de mayo y el Congreso nombró en su lugar al magistrado de la corte constitucional Alejandro Maldonado.

El miércoles otro episodio de corrupción salió a la luz pública al ser arrestados el presidente del Banco de Guatemala (Central), Julio Suárez, y el presidente del Seguro Social (IGSS), el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano al presidente Pérez, acusados de un fraude de unos 15 millones de dólares contra esta última institución.

Este martes el excanciller uruguayo Luis Almagro relevará a Insulza, quien se desempeñó en el puesto durante una década en dos periodos consecutivos.

por AFP