Sus vistas impresionantes y su conexión con el Lago Izabal convierten a Río Dulce en un importante corredor biológico de más de 30 millas, especialmente para especies como el manatí (Trichechus manatus), según informa el Consejo Nacional de Áreas Progegidas (Conap).

Este martes el Parque Nacional Río Dulce, cumple 60 años de haber sido declarado área protegida. En el marco de la Semana del Árbol en 1955, el entonces Presidente de la República, Carlos Castillo Armas, declaró como áreas protegidas también al Parque Nacional Tikal, las grutas del Rey Marcos, las zonas de veda definitiva (conos volcánicos) y el Lago Atitlán, entre otros.

Río Dulce en 1925. Foto Historia de Guatemala en FotografíasRío Dulce tiene una extensión de 13 mil hectáreas cuadradas, resguardadas por un exuberante bosque tropical lluvioso en los márgenes del río y en especial en el cañón, que ofrece un majestuoso paisaje. Entre otros destinos turísticos está Aguas Calientes, Río Tatín, el Biotopo Chocón Machacas, el Castillo de San Felipe y la comunidad garífuna Livingston.

En la zona se registran unas 44 especies de anfibios, 87 de reptiles, 202 de aves y 128 de mamíferos, estos últimos incluyen unas 39 clases de murciélagos. En el Parque Nacional Río Dulce, conviven tres culturas: la qeqchi, la garífuna y la ladina, por lo que la diversidad en tradiciones y costumbres es muy amplia.

En el aniversario número 60 años de haberse declarado como área protegida, la dirección subregional de Conap de la zona, realizará un desfile conmemorativo, actos protocolarios y presentación de la cultura y gastronomía de las comunidades que viven en las cercanías del lugar.

Fotografías de 1925 de: Historia de Guatemala