Según se dio a conocer la Junta Monetaria se decidió mantener en 3.50% la tasa líder de política monetaria. Voceros del Banco de Guatemala dijeron que esto fue el resultado del análisis interno y externo del país.

En cuanto a los externos, la economía mundial continúa recuperándose moderadamente mientras que a nivel local se mantiene la estimación de crecimiento de entre 3.6% y 4.2% por lo que no hay motivos para mover la tasa.

Se tomó en cuenta que los precios de las materias primas que impactan la inflación de Guatemala tales como el petróleo, maíz amarillo y trigo continúan a niveles inferiores a los observados en 2014 y se prevé que se mantendrán según lo esperado.

En cuanto al ámbito nacional, se observa un comportamiento positivo de algunos indicadores como las exportaciones, las remesas familiares y el crédito bancario al sector privado, mientras que los pronósticos de inflación para 2015 y 2016 continúan dentro de las expectativas.