Según informa la Policía Nacional Civil luego de hacer investigaciones sobre diversos hechos delictivos ocurridos en Jutiapa, la Fiscalía Distrital de ese municipio en coordinación con la Dicri, realiza una serie de allanamientos en las aldeas, Las Delicias, Llano grande y El tablón, del municipio de San José Acatempa. Allíse se estableció el resguardo de armas utilizadas en diferentes hechos delictivos.
También se realizó la captura de José Elias Castillo Pineda de 39 años, a quien se le vincula como jefe de una estructura criminal. Fue trasladado a la judicatura correspondiente para que solvente su situación legal.

Así también, se detuvo a Sebastián Martir García Jiménez por tener en cautiverio en su vivienda a un mono sin el permiso respectivo del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).

Sentencian a estructura criminal dedicada a robo de vehículos

La Fiscalía contra del Crimen Organizado, por medio de la Unidad contra el Robo de Vehículos, logró que el Tribunal Octavo de Sentencia Penal emitiera una sentencia condenatoria en contra de los integrantes de una estructura criminal que se dedicaba a estafar a personas que vendían sus vehículos en Jutiapa, Jalapa, Quiché y Alta Verapaz.

Entre los sentenciados se encuentra Carlos Enrique Rosales, quien fungía como cabecilla de la banda y a quien el Tribunal sentenció a cinco años y cuatro meses de prisión inconmutables, por los delitos de estafa propia en forma continuada, encubrimiento propio, falsedad material, uso público de nombre supuesto, falsificación de documentos privados, equiparación de documentos y asociación ilícita. Además se le impuso una multa de Q.66 mil 666.

Entre los otros sentenciados se identifica a José Eufemia Ruiz, Ottoniel Villagrán Revolorio, Óscar Requena, José Alvizúres, Sonia Judith Orellana Guzmán, Henry Donaldo Eufemia Ruiz, Concepción Elías López, Jaime Alexis García, Wilson Blanco Morales.

De acuerdo con fiscales a cargo de la investigación del caso, la estructura criminal operó del año 2010 al 2014, se les investigaron alrededor de 25 expedientes.  Las víctimas publicaban un anuncio de la venta de su carro y luego eran contactados por el líder de la banda, Carlos Rosales, quien los citaba en parqueos de centros comerciales en días viernes o sábados.

Al cerrar el trato, les pagaban con cheque de caja de un banco local falsos. Los delincuentes tenían entre 24 y 48 horas para revender el vehículo, pues el lunes siguiente el estafado se daba cuenta que no podía hacer efectivo el pago.