La mayoría de los partidos políticos, han presentado a sus candidatos a cargos de elección popular. Me imagino que usted todavía ni sabe por quien votar. De cara a estas elecciones, es importante conocer a todos los aspirantes, para poder elegir y emitir un voto razonado y correcto.

 

Me propongo exponer que el voto no solo se cimienta con marcar una X sobre el candidato que entra en la categoría del ´menos peor´. El voto razonado conlleva: Un análisis profundo del binomio presidencial, de un partido político, y las demás personas que conforman todo el equipo de trabajo, así como a candidatos a alcalde, y a diputados al Congreso y al Parlacen. No podemos votar como una forma de protesta contra los abusos de los partidos y de sus integrantes. Para realizar este análisis, es necesario dejar a un lado todas las pasiones y los rumores, para poder en efecto, estudiar y sopesar lo que prometen; su plan de gobierno debe basarse en la actualidad del país y tiene que poder ejecutarse en cuatro años: es decir las propuestas tienen que ser realistas. En definitiva, utilicé la razón, no se deje llevar por el discurso político emotivo.

 

Ahora bien, se nos presenta un candidato que promete crear empleo, promulgando más legislación, aumentando los impuestos y reglamentaciones, es el que –probablemente- obtenga muchos votos, porque el empleo es uno de los muchos reclamos ordinarios de la población. Este candidato a presidente, hará lo posible para llegar al la más alta magistratura del país, él seguirá presentado promesas falsas e incumplibles. Su arma: la demagogia, que crece en el terreno más fértil sobre la ignorancia de la mayoría de los electores en este país.

 

Por otro lado una candidata promueve los programas sociales, que teóricamente luchan en contra de la pobreza y son la única forma de sacar a la gente de la miseria. Es indudable que solo sirven como una fuente para llamar al voto y dejar más o igual de pobres a los supuestamente beneficiados. ¿O hemos visto mejoras a lo largo de estos 8 años, desde la introducción de estos programas? La tolerancia de estos planteamientos demagógicos también radica en los empresarios, comunicadores y académicos.

 

Para informarse y estudiar, a los que próximamente gobernarán el país, es necesario asistir y participar en la actividades políticas, sintonizar foros y debates, en donde verdaderamente se cuestione y se presente un plan de gobierno. Pronto llegará el día de las elecciones y necesitaremos tener a nuestro candidato en mente, este es el momento de investigar y buscar a ese candidato digno, que promueve políticas públicas serias y ejecutables; ya no soportaremos a esos demagogos, que solo reparten dinero y compran votos facilitándose el triunfo. Lo reto a usted, a que también busque y demande a candidatos, a presentar propuestas serias. El país ya despertó, este es el mejor momento para cambiar.

 

“La demagogia es la capacidad de vestir ideas menores con las palabras mayores.”                                                                                           Abraham LINCOLN