Miguel Ángel Gálvez, juez Primero de Mayor Riesgo B, ligó este lunes a proceso penal a 20 importadores, sindicados de defraudar al fisco como usuarios de la estructura criminal “la línea”.

En la audiencia de primera declaración, el juez halló suficientes elementos de investigación presentados por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público, y resolvió ligar a proceso a los importadores por los delitos de casos especiales de defraudación aduanera y cohecho activo.

El juzgador otorgó un plazo de seis meses para que el MP realice las investigaciones correspondientes, además de haberles otorgado medidas sustitutivas y caución económica.

Las investigaciones determinaron que para ingresar la mercadería de manera irregular, los importadores creaban empresas fraudulentas, usurpando nombres de compañías y personas reales con el fin de obtener el Número de Identificación Tributaria (NIT). Se estableció que los sindicados pagaban sobornos de Q10 mil hasta Q50 mil a los integrantes de la red de defraudación tributaria.

En el proceso de defraudación aduanero se proporcionaba un número telefónico en el cual se indica cuánto era el reajuste y el monto del soborno; luego se realizaba el pago y el contenedor con la mercadería era liberado.