Este domingo seis de diciembre La Antigua Guatemala fue sede de un Encuentro Vocacional de jóvenes del Camino Neocatecumenal, al cual además de guatemaltecos, también se presentaron muchachos de El Salvador.

El Instituto Normal para Varones Antonio Larrazábal (Inval) de Antigua Guatemala, fue el punto de reunión para más de 8 mil personas de las comunidades neo-catecumenales de ambos países. Los buses en los que arribaron, parquearon en distintos lugares de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, desde donde caminaron entre cantos al sitio de destino. A esta actividad se hizo presente la alcaldesa electa de La Antigua, Susana Asencio. 

Desde temprana hora los integrantes de “las comunidades” encargados de la organización de dicho Encuentro, preparaban todo lo necesario para la celebración. Conforme pasaron las horas, cientos y cientos de feligreses se sumaban a dicha actividad. Cada grupo que entraba al instituto, representaba a una parroquia distinta; formaban círculos, mientras que cantaban y danzaban al ritmo de guitarras y tambores. Acompañados de una excelente vista y con “los señores de Fuego y de Agua” por testigos, daba inicio la celebración. Luego de las palabras de bienvenida, se escuchaba entonar un canto que decía en primera línea: “Yo vengo a reunir“.

Luego el padre José Ángel Castillo presentó a todos por parroquia y nación. El siguiente punto del Encuentro Vocacional de jóvenes, fue el recibimiento de la imagen de la Virgen de la Merced. Cargada en hombros de seminaristas, los cuales son fruto de encuentros pasados, la Virgen avanzó hasta el altar. Todos los presentes veían fijamente el paso de la procesión, mientras entonaban himnos a la patrona.

Después de ingresar la Virgen y con ella el presidente de la celebración se dispusieron a rezar “Los laudes” (oración católica de la mañana). El cantor e integrante del grupo de itinerantes responsable de las comunidades en Guatemala y El Salvador, Juan Carlos Pontes, fue el encargado de entonar los salmos acompañado por la Sinfónica del Camino Neo-Catecumenal de Guatemala. Todo el encuentro fue traducido para sordo mudos por parte de “hermanos del camino”, incluso, de manera sorprendente, estos “cantaban” los salmos de la oración.

Los asistentes escucharon una catequesis kerigmática y experiencias de religiosos. Llegó el momento esperado del día, “la llamada“. “Sentaros todos, sentaros todos” indicó el padre José Ángel Castillo, “Aquel joven que sienta que El Señor le está llamando, que se acerque, que venga aquí”, dijo con seguridad.  De manera casi inmediata varios muchachos de ambas naciones respondieron a este llamado. Algunos en silencio , otros derramando lágrimas, pero todos parecían seducidos por el amor de Uno más fuerte que ellos. De rodillas frente a los presbíteros que se encontraban en la sede recibieron la bendición. La asamblea presente aplaudía y cantaba.

Luego llegó el momento de llamar a las muchachas. “Si alguna muchacha siente que El Señor le llama a dar su vida, que se pare, venid aquí”, dijo el cura. Al instante las chicas respondieron al llamado. “Eres hermoso, eres hermoso…” Entonaba un cantor en la sinfónica y la asamblea repetía.

Un total de noventa chicos y noventa chicas dieron un “sí” a esta llamada. Cabe resaltar que en otros encuentros del Camino Neo-Catecumenal se han llegado a poner en pie ante dicha llamada hasta más de 2,000 jóvenes de todo el mundo.

Estas comunidades Neocatecumenales en Guatemala se encuentran en parroquias como: La Villa de Guadalupe, La Divina providencia, El Buen Pastor en el perímetro de la ciudad y La Sagrada Familia zona 5 de Mixco. Así mismo en departamentos como Zacapa, Coban y Santa Rosa.