Empresarios de las Américas reiteran rechazo a la corrupción

18

En el marco de la celebración del Día Mundial Contra la Corrupción, conmemorado por la Organización de Las Naciones Unidas (ONU) cada 9 de diciembre, la Cámara de Industria de Guatemala (CIG) dio a conocer que los Comités Nacionales de las Américas de la International Chamber of Comerce (ICC), se suman a las muestras de rechazo a los distintos actos de corrupción que se registran en distintas partes del mundo y en particular en la región.

La CIG tiene la representación de la ICC Capítulo Guatemala, integrada por Fernando López Fernández como Presidente, Javier Zepeda como Secretario General y Lorena Quiñones como Coordinadora. La ICC es considerada la organización mundial de las empresas que representa a más de 6 millones de compañías en el mundo, en más de 130 países.

“La corrupción es un mal que afecta todas las esferas de la sociedad, que con el tiempo la costumbre y su aceptación sin razonar sobre los efectos negativos multiplicadores, se vuelve un mal sistémico, que solo se combate con el fortalecimiento del Estado de Derecho, el combate a la impunidad y con el cambio de mentalidad de los ciudadanos del país, de la región y del mundo”, dicen los comités en un comunicado.

Agregan que la corrupción es un gran obstáculo para la democracia y el Estado de Derecho que amenaza la estabilidad y la seguridad de las sociedades al socavar las instituciones, los valores de la democracia, la ética, la ley y la justicia; y comprometer el desarrollo sostenible de los territorios.

Los países de América Latina, a excepción de Chile y Uruguay, muestran índices de Percepción de
la Corrupción (IPC) bastante altos, los cuales están medidos en una escala 0 a 100, siendo 0
completamente corrupto.

En efecto, en el caso de Latinoamérica, ninguno de los países de la región logra ubicarse en la
categoría de “transparentes” como es el caso de los países de Europa occidental. Los escándalos de corrupción frecuentemente involucran a personas vinculadas a las altas esferas del poder, como los casos de Brasil (IPC = 43), México (IPC = 35) y Guatemala (IPC = 32) entre otros.

En el comunicado difundido, se manifiesta que el sector privado tiene un papel fundamental en la lucha contra la corrupción al ser un actor necesario y con influencia sobre la sociedad.

Los Comités Nacionales de la ICC en las Américas, incluido el de Guatemala, reconocen los altos niveles de corrupción que involucran tanto al sector público como privado en nuestra región, así como el alto costo que la corrupción representa en el desarrollo económico y social de los países latinoamericanos.

También están conscientes de que aún faltan acciones concretas que generen cambios significativos. Por eso rechazan todos los actos de corrupción que vinculen a cualquier actor de la sociedad, sea este funcionario o civil, y apoyan la observancia y aplicación de las instancias y convenios internacionales incluyendo, pero sin limitar el Convenio de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

También insisten en la necesidad de promover ante la sociedad, las labores y herramientas de la ICC para las empresas, en la lucha contra la corrupción y en la promoción de una sociedad transparente y responsable. Por esa razón ha decidido aportar y promover las herramientas y lineamientos elaborados por la ICC para promover el combate a la corrupción.

Así mismo disuadir a sus socios y al sector privado en general, nacional y regional, en llevar a cabo acciones que expongan el alto costo de la corrupción y la importancia de erradicarla, elaborar y presentar posturas y recomendaciones a sus gobiernos nacionales para fomentar diálogos y alianzas público-privadas en el combate a la corrupción.

Su compromiso es ser un ejemplo a seguir en la transparencia y prácticas responsables, promover la adopción de las reglas y documentos anticorrupción de la ICC a sus respectivas organizaciones empresariales locales, y exhortar a las empresas a adoptar lineamientos y mecanismos que fortalezcan su gobernabilidad y responsabilidad en esta materia.