Cinco semanas han transcurrido desde que Gustavo Alejos huyó de la justicia al estallar el escándalo de los “Negociantes de la Salud”, caso destapado por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) el pasado 27 de octubre.

Desde entonces las autoridades mantienen su búsqueda y para hacerla efectiva ofrecen una recompensa de Q100 mil para quien brinde información sobre su paradero. Alejos es señalado de tráfico de influencias, asociación ilícita y cohecho activo.Recompensa de Gustavo Alejos

Según la investigación del MP y la CICIG, Alejos era uno de los tres operadores de la estructura. ¿Cómo funcionaban?, se encargaban de procurar la venta de un producto e incidían en el consumo de los pacientes del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS)  para favorecer a sus empresas o la de otros proveedores a cambio de comisiones. Las autoridades capturaron a once integrantes de la red, quedando pendiente la captura de Alejos.

El nombre del empresario figuró además en el informe que presentó la CICIG en julio pasado sobre el Financiamiento de los Partidos Políticos donde ejemplificaron su caso al explicar que fue un recaudador para financiar la campaña de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE). Al llegar al poder,  fue nombrado secretario privado de la Presidencia y desde allí logró una “importante influencia política” y se convirtió en facilitador de negocios propios y ajenos, dijo en esa ocasión el titular de la CICIG, Iván Velásquez.

Otro prófugo de la justicia y que también cuenta con anuncio de recompensa por Q100 mil es Luis Mendizabal, acusado de Asociación Ilícita y Defraudación Aduanera, en el caso La Línea.

Tanto por Alejos como por Mendizábal, las autoridades no han dado indicios de tener pistas de su paradero.