Los más recientes (pero no los últimos) hechos terroristas ocurren en un contexto de una ceguera monumental de parte de clase política e intelectual en Occidente. Ante toda evidencia y cualquier hecho sangriento de los enemigos de Occidente, los lideres políticos de Estados Unidos y Europa niegan la realidad que les escupe en la cara a diario. Cada vez que ocurre un hecho de terrorismo islámico, se levanta la falsa bandera con el argumento espurio que no todos los musulmanes son terroristas. Por supuesto que no lo son!

Que no todos los musulmanes sean terroristas no quita el hecho que en estos casos de referencia todos los terroristas son musulmanes. Evidenciando más su hipocresía, los apologistas (occidentales) de los enemigos de Occidente les niegan ese derecho de auto identificarse como musulmanes, diciendo que no son “verdaderos” musulmanes, que Islam es una religión de paz. No puede haber mayor contradicción e hipocresía intelectual de la que cometen estos pensadores y lideres de opinión. En una era donde argumentan que un hombre debe tener el derecho de ser considerado como mujer y un blanco debe ser considerado como negro — solo porque lo dicen, es absurdo que se les niegue a los terroristas islámicos declararse islámicos.

Las estupideces de la corrección política tiene costos humanos. Al llegar a la presidencia de Estados Unidos, Barack Hussein Obama fue premiado con el Premio Nobel de la Paz, por razones que se escapan hasta incluso sus mas fieles seguidores. Lo que se deduce es que se quiso presionar al nuevo presidente de Estados Unidos seguir con una política externa políticamente correcta, desde todas las dimensiones falsas del progresismo moderno. Las barbaridades de musulmanes no eran culpa de musulmanes, sino de no musulmanes. Existe una equivalencia moral entre el Estado progresista israelí y los regímenes retrogradas islámicos, sin excepción. Los terroristas islámicos tenían quejas válidas que el mundo ignoraba, por lo que tenían el implícito derecho de mutilar, violar, desfigurar a mujeres y niñas, en nombre de su resentimiento social.

A pesar de que el liberalismo político supuestamente nos debe llevar a la razón, y la sociedad libre y feliz gobernada por la razón, Occidente cayó en las garras de los argumentos mas estúpidos lanzados en la historia. Europa entró en euforia al ver que el sistema presuntamente estructuralmente racista de Estados Unidos había electo un Presidente afro descendiente, con orígenes musulmanes y vínculos políticos con comunistas y terroristas, y lideres religiosos bastante radicales, sobre todo en su anti-Americanismo. Europa, ingrata ante la protección Americana de su integridad progresista por décadas ante la amenaza real y cercana del totalitarianismo soviético, celebro la elección de un Presidente de Estados Unidos negador del excepcionalismo Americano que los había protegido por décadas. Para los progresistas anti Occidente, y anti Americanos en particular, se realizaban todos sus sueños. Estados Unidos, que los había protegido por décadas, finalmente dejo de lado su beligerancia y se convirtió en un país socialdemócrata pacifico y tolerante … con los intolerantes. Paz y prosperidad nos esperaba a todos.

Todo lo contrario.

El fracaso de las ideas ingenuas y bien intencionadas de la izquierda progresista occidental ha sido completo. No puede haber duda alguna. Obama entró al poder con toda la convicción y deseo de llevarle la contra a George W. Bush, “W”. Efectivamente, Obama ha tomado toda decisión de política externa bajo el parámetro y criterio “What would Bush do?”, o sea “¿qué haría Bush?” para hacer lo opuesto de lo que W hubiese hecho. Increíblemente, después de casi 8 años en la Casa Blanca, y miles asesinados por terroristas islámicos (la mayoría musulmanes) el Presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, nunca siquiera ha dicho las palabras “terrorismo islámico”.[1] Contra las peticiones de sus asesores militares, retiró prematuramente todas las tropas Americanas de Iraq, creando el vacío de poder que permitió que surgiera el Estado Islámico.

Las cosas se ponen peor. Si Estados Unidos esta confundido, Europa esta perdida. Sufriendo depresión económica en países como Grecia y España, Europa ha caído en una decadencia moral sin precedentes históricos. Ha perdido toda semejanza de liderazgo político y moral. En vista de la expansión del mal llamado pero auto declarado Estado Islámico por Medio Oriente, Europa ha decidido que es buena idea abrir sus fronteras a aceptar a cualquier inmigrante musulmán, a quienes les dicen sirios pero que provienen de muchos otros países. Es una invasión masiva y repentina de Europa que podría alcanzar cifras de millones de inmigrantes provenientes de culturas iliberales — en lo extremo. Europa simplemente se niega a admitir que la civilización Occidental es algo bueno, algo digno de proteger, y algo bajo amenaza por la presencia e infiltración de culturas iliberales. Europa morirá por su abrazo liberal del multiculturalismo, que cae en una equivalencia moral entre la civilización Occidental y otras moralmente inferiores, desde la misma perspectiva liberal progresista.

Es importante recalcar que los correctores políticos no se limitan a izquierdistas progresistas que lamentan todos los males del Occidente capitalista, mientras gozan de todos sus privilegios. Incluyen también a libertarios extremadamente ingenuos. Libertarios abogan por fronteras abiertas bajo la premisa que los inmigrantes son únicamente factores de trabajo; como si los inmigrantes de culturas iliberales no fueran eventualmente votantes e inmediatamente demandantes de servicios del Estado Benefactor.

Para los libertarios, emigrar es un derecho humano. Efectivamente, tienen razón. Emigrar es un derecho de todos, pero inmigrar no lo es! Emigrar es irse de una comunidad. Inmigrar es ser aceptado en una comunidad. Son dos cosas separadas. Una comunidad tiene todo el derecho de ejercer sus derechos de propiedad, asociación, culto, etc. Una comunidad liberal tiene todo el derecho de exigir que quienes pretenden integrarla sean … liberales! Y que se rijan por principios liberales.

[1] No se quiere decir “terrorismo” para no admitir que Estados Unidos esta en guerra contra el terrorismo, ni que el terrorismo esta en guerra contra Estados Unidos. Mucho menos se quiere admitir que el terrorismo tiene motivaciones islámicas. Dios nos libre que algún musulman se ofenda, o que algún Cristiano o Judío estalle en un ataque violento contra musulmanes, cosa que no ha ocurrido.