En esta semana hemos conocido la creación del nuevo bloque legislativo Movimiento progresista el cual está conformado por 21 diputados disidentes del fracasado partido Líder con el objetivo que convertirse en un partido político. Este modelo, de crear un bloque legislativo para convertirse en partido ya fue utilizado por el partido Todos cuando se separó de UNE hace unos años atrás.  

En otra ocasión vemos que un gran número de diputados se cambian de partido buscando un beneficio personal y totalmente ajeno al cumplimiento de sus funciones y representación de sus votantes. Ya sabíamos que dichas acciones se llevarían a cabo ya que poco cambiará con los mismos diputados en los mismos puestos. ¿Cómo podemos parar esto? Encontramos a diputados jóvenes que no son más que la reencarnación de los diputados antiguos con malas mañas, y peor aún las realizan en menor tiempo que los dinosaurios que están dentro del Congreso.

Creo que es importante reconocer que debemos de cambiar las reglase del juego del legislativo porque se siguen moviendo de forma dudosa y el sistema esta protegiendo a los mismos que están adentro dejando a fuera a muchos que tienen buenas intenciones e incentivos para ingresar al Parlamento.

¡Reformas Ya! Pero un rotundo no a las reformas que se encuentran en la Corte de constitucionalidad ya que las reformas que se encuentran en la CC tienen varias cosas que serán dañinas para la ciudadanía, en una columna anterior escribí cuales pienso que son las peores regulaciones que contiene tal reforma.  

¿Cuántos diputados se necesitan para poner en jaque a Líder y Movimiento Progresista? Creo que si un número considerable de diputados se logra poner de acuerdo, aunque estén en distintos partidos, para impulsar una reforma a la ley orgánica del organismo legislativo digna podemos rescatar el parlamento, ¿Quién se los dice?