Los seres humanos necesitamos de periodos de tiempo para planificar y organizar nuestras vidas. Estos periodos nos ayudan a tener consciencia del paso del tiempo y por consecuencia de nuestro paso por la vida. Cada día, cada mes nos marcan el ritmo del logro de las pequeñas metas que conforman una mayor.

Ahora que se acerca el final de este año, finaliza también otro periodo de tiempo que debería servirnos para la reflexión de lo que hemos logrado, sentirnos orgullosos de los triunfos y animados a persistir en aquellos que quedaron pendientes. Aunque en estos últimos sugiero hacer una reflexión más profunda para analizar: qué tan importantes son en nuestra escala de valores, profundizar si el objetivo en realidad es un medio para otro mayor, que por consiguiente nos motive aún más. Es decir, replantearlos o cambiarlos si es necesario, al fin que la vida no es estática y las metas tampoco.

Considero que en cada fin de año y en cada cumpleaños deberíamos hacer esta reflexión acerca de lo que soñamos para nuestra vida, qué tan cerca estamos de ese sueño y qué nos falta por hacer. Nuestra vida es integral por lo que debemos ocuparnos de todos sus aspectos si queremos vivir plenamente. Así que deberíamos por plantearnos un objetivo por cada área, por ejemplo en el área personal (salud, familiar), laboral, intelectual y espiritual.

Para poder establecer estos objetivos primero debemos conocernos, saber qué nos motiva, qué nos hace felices, qué hace que cada mañana nos levantemos. Conocernos es una tarea personal, nadie la puede hacer por nosotros, es muy importante ya que de eso depende en gran medida nuestra felicidad.

Así que estas fechas son una excelente oportunidad para conocernos y buscar aquello que nos hace felices. También es un buen momento para reconocer los logros alcanzados, festejarlos y afianzar nuestra autoestima a través de la capacidad de logro.

Este año que está por finalizar ha dejado muchos logros y lecciones cívico-políticas. En este año los guatemaltecos sorprendieron al mundo, en especial a Latinoamérica, por su ejemplo de civismo y defensa de sus derechos como mandantes. Lograron, de manera pacífica y respetando la institucionalidad, obligar a la renuncia de la Vicepresidenta y Presidente del país. Presionar a los diputados del Congreso para agilizar los antejuicios en contra de funcionarios, así como vigilar las Cortes para realizar procesos judiciales apegados a derecho

Este año, como ciudadanos nos podemos sentir satisfechos porque hemos retomado el papel de mandates. Satisfechos porque hemos mostrado nuestra mejor cara, hemos demostrado que en Guatemala hay mucha gente honesta, laboriosa y honorable que quiere vivir en paz y progresar honradamente, que el alto índice de violencia es por la incapacidad de los burócratas a cargo del gobierno para brindar seguridad y justicia.

Este año, muchos se reconciliaron con el concepto de política, como el ejercicio ciudadano de exigir un mejor país pero no con privilegios sino con reglas claras, justas y universales. Este año le demostramos a los politiquillos que no existe burócrata intocable, que a “nadie le toca” ser presidente ni diputado, que los “caudi-pillos” o caciques no tienen asegurado su puesto y que los alcaldes también deben de rendir cuentas.

Este año iniciamos, espero, el proceso de crecimiento como ciudadanos. Dejamos de ser niños en pañales para iniciar el crecimiento hacia la soberanía política y ciudadana. Es un camino de largo aliento, es sólo el inicio pero es un inicio prometedor, eso me da ánimos y esperanza de un futuro mejor.

Así que ante la pregunta de ¿qué nos espera para el próximo año? ¿qué nos espera para el próximo gobierno? Mi respuesta es: no lo sé, depende de nosotros. Lo que nos espera para el próximo año dependerá en gran medida de lo que hagamos, depende de nuestras acciones y compromiso.

No espere nada diferente del próximo gobierno si no cambia usted su rol de siervo a mandante, no espere mucho en su vida si no cambia su papel de víctima a protagonista. Lo que nos espera para el próximo año dependerá de cada uno de nosotros.

@Md30

Facebook.com/Mda30