Serendipia

“My wish is to help design the future of learning by supporting children all over the world to tap into their innate sense of wonder. ” Sugata Mitra

21

Hay genios de distintas disposiciones; prepotentes que a propósito llaman la atención para sobresalir, y genios discretos, quienes simplemente comparten sus descubrimientos y conclusiones, permitiendo que éstos hablen por si mismo, sin necesidad ser el protagonista, sino la portavoz de los hechos. Esta servidora tuvo el inmenso privilegio de conocer un genio del segundo tipo, quien ejemplifica la dignidad de un sabio.

Dr. Sugata Mitra impartió una charla titulada The Future of Learning, con inspiradoras palabras que retrataron su teoría y metodología de enseñanza. Presenta y prueba que no hay límites para el aprendizaje no organizado.

Por azares del destino que no tienen que ver con este compartir, más que confirmar el dicho de que nadar  es coincidencia, en un sitio inesperado, después de la charla dictada, se pudo compartir con la brillante estrella de la educación, el Dr. Mitra, por un periodo de cuatro horas, pleno de gran ilustración grata.

Su teoría educativa nació con el experimento llamado The Hole in the Wall en 1999; la hipótesis era que todo niño puede aprender cualquier cosa si tiene el alcance a la red Internet y, el hacer las búsquedas en grupo. En la India, su país natal, construyó su experimento en varios puntos del país, todos en áreas de pobreza (https://www.ted.com/talks/sugata_mitra_shows_how_kids_teach_themselves?language=en). Instaló al aire libre, en áreas de transito infantil, una computadora con acceso a la red. La dejó sola, sin supervisión. A los dos meses retornó, y descubrió que los niños habían adquirido considerable conocimiento nuevo, y podrían comentar y discutir sobre temas anteriormente desconocidos. Continuó el experimento en otras ubicaciones, llegando también a Inglaterra, país donde reside. De la misma manera, comprobó que los niños solos pueden aprender, analizar y discernir, en compañía de sus pares, en una labor colaborativa, usando la tecnología.

Desarrolló la metodología SOLE, Self Organized Learning Environments; asevera que en cualquier ambiente el niño puede aprender, con la herramienta de un dispositivo electrónico presente, con acceso a Internet. En el grupos de pares se conforma una mentalidad de una dinámica de “colmena”, la cual se evoluciona y se evoluciona a ser “un docente colectivo”; se forma una orden espontánea como producto del vacío. Se crea un leve caos, y se observa hacia dónde conduce. El trabajo colaborativo provoca la curiosidad compartida, fortalece el auto estima y promueve el respeto por el compañero. Se identifican estas cualidades como destrezas del siglo veintiuno.

Se crea una comunidad de preguntas, no sólo de información, con una pedagogía que promueve la investigación y colaboración; fundó The School in the Cloud, La Escuela en la Nube, https://www.theschoolinthecloud.org con el fin de hacer llegar esta propuesta a la instancia que la quisiera, aplicarla en cualquier ambiente educativo.

Esta breve síntesis abarca de años de investigación y comprobación ; se invita a que se indague en las enlaces incluidos, o que se implemente la misma modalidad del Sugata Mitra, pregunte y busque, si en grupo mejor. Lo que se quiere compartir es la sinceridad del genio y la certera posibilidad de poder implementar su metodología en Guatemala. Sin duda, pareciera ser una actividad sencilla; en masivo requiere de logística, planificación y monitoreo; la visión de inversión con una mínima infraestructura tecnológica, una computadora y conectividad por grupo. Es importante que sea en grupo. Se logra el aprendizaje; y la sistematización del mismo. Es una opción viable.

Las horas de charla, y la sencillez y sinceridad de compartir el proceso de su descubrimiento fueron extraordinarias; la descripción del desenlace, inspiran; ¡se vive que todo es posible! A pesar de la pobreza, se logra el aprendizaje; se puede adaptar y adoptar con los idiomas regionales para facilitar el proceso. La óptica de entrega de la educación es otra; y las posibilidades son infinitas.

El generoso educador, pausado y amble, garantiza que la iniciativa del estudiante, indistinta de la edad y condición social, es el motor del aprendizaje. El apoyo no invasivo, una guía sutil, soporte de lejos al desarrollo por parte del docente, permite que se afiance el proceso.

Fue un privilegio compartir su visión de las hermosísimas posibilidades. Sus palabras: “Necesitamos un currículo de preguntas, no de información; una pedagogía que promueve la colaboración y el uso del Internet; y un sistema de evaluación que busca resultados en vez de métodos. La educación debe apoyar la formación de personas felices, sanas y productivas.”

 

Repúblicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo