Adventus Redemptoris es el inicio de año nuevo de los cristianos. El nuevo año cristiano comienza el 27 de noviembre. Es la época del año de preparación espiritual.

La época de adviento termina en Guatemala el domingo 18 de noviembre. En el mundo cristiano ortodoxo el adviento termina el 6 de enero.

El adviento implica para los cristianos arrepentimiento, perdón. Además, nos nutre de esperanza, alegría y paz.

En algunas tradiciones implica un cuidado de nuestra salud y abstenerse de comer ciertos alimentos.

La tradición cristiana une a católicos, evangélicos, anglicanos, ortodoxos y la iglesia copta que desarrolla un singular cristianismo en Egipto durante las persecuciones de la iglesia por Nerón.

En las iglesias con tradición litúrgica en Guatemala, así como en los hogares cristianos existe la costumbre de elaborar la corona de adviento con cuatro velas que procuran a los feligreses y a los miembros de la familia cultivar de manera progresiva durante cada semana semanas, cuatro virtudes.

La primera virtud es el amor, luego la paz, seguida de tolerancia para terminar con la fe. Eso prepara el alma y el cuerpo para la celebración de la NAVIDAD. La tradición del adviento vino a Guatemala de los hogares españoles cuya tradición remonta más de mil quinientos años.

Esta tradición procura en los cristianos la convivencia, la fraternidad y la solidaridad. El primer Concilio de Zaragoza del año 380 fundamenta tiempo de cultivar el amor al prójimo, atender a los pobres, a las viudas y ser solidarios con los extranjeros que pasan penurias.

La tradición de regalar ropa está unida a la de vestir a los pobres no a la idea de estrenar ni gastar. Es más, una penitencia que un lujo nacido de la vanidad. La tradición la inicia el papa San Siricio (384-3899 con seis semanas, Luego el papa San Gregorio I Magno (540-604) fijó las cuatro semanas que persisten hasta hoy.

La lectura implica la lectura de la Biblia, particularmente del profeta Isaías, Jeremías y el Evangelio de San Mateo.

La corona de adviento es una tradición que aporta la iglesia luterana que consta de ramas de plantas perennifolias que simbolizan la eternidad y cuatro cirios en círculo y uno en el centro que identifican a Jesucristo como la luz del mundo.

Republicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo