La diferencia entre demócratas y republicanos no es sustancial. Iberoamérica es un abortivo político al querer copiar la forma electoral americana. Los mexicanos no lograron nunca con su distrito federal lograr imitar el Distrito de Columbia.

El Distrito de Columbia fundado el 16 de julio de 1870 depende del gobierno federal y aglutina a los tres poderes del Estado. La ciudad de Washington y Georgetown integraron el distrito federal de forma artificial, planificada para que resida el poder político y no entre en competencia con ninguna Estado. La mayoría de los habitantes de la ciudad están vinculados con la administración del gobierno federal.

En el radican el Banco mundial, el Fondo Monetario Internacional, La Organización de  Estados Americanos, En Banco Interamericano de Desarrollo. Es el lugar para manifestaciones y protestas. Representa lo conspicuo de la sociedad americana y el famoso Smithsoniano de prestigio mundial.

Sus ciudadanos no poseen sus propias autoridades sino dependen del Congreso aunque pagan impuestos no poseen voto y eso fue el motivo de la separación de Reino Unido.

La frase de la independencia “no hay tributación sin representación’. La ciudad está en el sur y originalmente se pensó para que se pagaran las deudas. La ciudad fue concebida en forma barroca. En 1830 fue el lugar de comercio de esclavos más grande de la Unión.

Se rememora que el único de los 45 presidentes de los Estados Unidos que estuvo en el frente de una batalla fue Abrahán Lincoln.

Acontecimientos actuales solo son comparables con Martin Luther King que lograron pacificarse tras dos años.

Los demócratas y republicanos están atormentados de males grandes y ambos buscan un cambo social. La mirada se ve hacia nuevos horizontes. Sus elecciones son insensibles y frívolas. Los comentarios se extienden más allá de las expectativas de los horizontes.

Los grandes partidos transforman la sociedad que ganan felicidad pero no moralidad. Y eso caracteriza la forma virulenta de la las elecciones.

Sin embargo es un país que confía y respeta sus instituciones. El partido que restringe el poder popular es el democrático. El que defiende libertad es republicano.

América será un país estable siempre pese a las manifestaciones virulentas de trasfondo iberoamericano que poco a poco perderán sentido.

Republicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo