Alrededor de las nueve de la noche del sábado, siete hombres de los cuales se desconoce el tipo de arma que portaban, saltaron la pared del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG), amarraron a los guardias y entraron en el inmueble donde funciona el Tribunal de Honor de la citada entidad, en el cual se encuentra archivada la información de los 24 mil 600 agremiados.

El presidente del citado Colegio, Marco Antonio Sagastume, confirma que el robo se dio en la oficina de Atención y Actualización Gremial y por ello solicitó el apoyo del Ministerio Público (MP) y de la Policía Nacional Civil (PNC) para investigar de “manera urgente este caso”.

robo-en-colegio-de-abogados-1

Según Sagastume, el Ministerio Público (MP) le confirmó el robo de dos televisores plasmas, equipo telefónico y la caja fuerte que contenía timbres forenses y notariales, de los cuales desconoce qué valor suman.

Añade que no han recibido amenazas y desconoce las razones por las cuales entraron a robar en la institución, pero expresa su confianza en las autoridades para esclarecer este hecho que preocupa al gremio de juristas y a la población en general.

[quote_center]Con respecto a la Fiscal General, Thelma Aldana, de la cual se presumía estuvieran datos de su persona en el robo de información, el profesional del derecho negó que se llevaran información de ella o de otra persona, ya que no fueron robados equipo de cómputo, archivos o algún otro tipo de documento.[/quote_center]

Mientras tanto, el presidente de la Asociación de Jueces y Magistrados, Mario Alberto Taracena, calificó como “atentado” el robo en la oficina de Atención y Actualización Gremial del Colegio de Abogados y  pide a las personas no comprar timbres fuera de la institución.

Preguntas sin respuesta

Tras el suceso, Sagastume indica que no puede ofrecer más datos de lo ocurrido, por lo cual surgen estas interrogantes: ¿Cómo pudo ingresar un grupo de hombres armados al lugar donde hay vigilancia?, ¿por qué los guardias no accionaron sus armas contra los delincuentes?. ¿por qué los delincuentes se arriesgaron a ingresar sin temor a ser baleados? y ¿cómo sabían el lugar exacto donde se guardaban los timbres?

Otras preguntas surgen: ¿los grabaron las cámaras ubicadas en el sector?, ¿por qué arriesgarse a robar timbres que podrían ser dificiles de vender entre el gremio de abogados?, o es que se llevaron información que vale más que el valor de los timbres. Además, ¿será un grupo de delincuencia común o el crimen organizado está detrás de este hecho? o ¿podría ser un mensaje para intimidar a la institución y sus autoridades? El tiempo lo dirá…