La llamada de atención que recibió una de las sindicalistas por no realizar el marcaje de asistencia laboral de forma correcta fue considerada por el Sindicato General de Empleados del Organismo Legislativo (SIGECOR) como persecución sindical ya que la empleada fue una de las que presentó una denuncia contra Mario Taracena por violencia contra la mujer.

Las trabajadoras del Congreso siguen mostrando su rechazo a la gestión del actual presidente alegando que viola sus derechos. Es de resaltar que este lunes se conoció que las múltiples denuncias de las trabajadoras provocaron que un juzgado emitiera medidas de protección a favor de 62 personas, con lo cual, el congresista tiene prohibido acercarse a ellas.

Vea las declaraciones de las sindicalistas Magda Camey y Nidia Rivera.

También puedes leer: