Varios sectores se han mostrado en contra que las reformas a la Constitución Política de la República pasen en su primera lectura sin antes discutir los temas a fondo, porque en la iniciativa se incluyeron algunos puntos no acordados en las mesas de diálogo.

El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) solicitó a los diputados asumir con responsabilidad el tema y dentro del Legislativo algunos congresistas consideran necesario analizar con detenimiento cada modificación propuesta.

[quote_center]Por ejemplo, el diputado del Partido de Avanzada Nacional (PAN), Eduardo Zachrisson, quien integra la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, adversa el mecanismo utilizado y no descarta que haya fuerzas externas en asegurar que el asunto avance.[/quote_center]

Las reformas a la Constitución se acordaron en mesas de diálogo impulsadas por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Es necesario discutir

“Exhortamos a los legisladores a preservar y atender los espacios de audiencia y escuchar a los sectores que deseen pronunciarse. Los diálogos sociales son fundamentales en una democracia pero no son suficientes ni tienen la representatividad que únicamente confiere el voto a los espacios de representación política como lo es el Congreso de la República. Un tema tan importante como lo son los cambios a nuestra norma fundamental, deben ser discutidos y analizados contando con la opinión informada de profesionales del Derecho y constitucionalistas”, dice parte del comunicado del sector privado organizado.

[quote_center]”Durante todo el proceso del diálogo, el sector empresarial mantuvo una actitud proactiva y de propuesta. Sin embargo, debemos señalar que en el documento final, aun cuando se recogen avances importantes para un mejor sistema de justicia, se proponen temas en los que hubo diferencias importantes y otros que ni siquiera fueron objeto de discusión”, resalta el Cacif.[/quote_center]