Por Marcelo Nicol

En un momento donde la insatisfacción política y la violencia son los temas de dominio mediático, es agradable conocer nuevos temas con colores más brillantes y vividos. Ese fue el matiz de algunos de los temas que se conocieron en el Guatemala Investment Summit 2016. La gran mayoría de ciudadanos podemos acordar en una misma cosa: el crecimiento desordenado de la capital ha provocado un mal común y ese se llama tráfico. La ciudad planeada originalmente no contemplaba que varios millones de personas quisieran vivir en tan poca área y tan concentrada. Quique Godoy lo dijo muy fácilmente: “Si ustedes viven fuera de la zona 10 y un día están en la diagonal 6 atrapados entre todos los carros, ustedes no van en el tráfico. Ustedes SON el tráfico.”

Viendo y analizando la situación actual, queda planear para los siguientes años y para el crecimiento poblacional que se espera. Es por eso que salen las propuestas para ciudades intermedias y como invertir en infraestructura de puertos, aeropuertos y redes viales para tener un país más y mejor conectado con desarrollo en varios puntos y no concentrado solamente en una pequeña parte del territorio nacional. El hecho que haya tanto por hacer todavía, algunos lo ven como una brecha entre el desarrollo, pero yo lo veo como algo muy bueno y como una gran oportunidad para el país de crecer organizadamente y poner a Guatemala en la lupa de muchos inversionistas nacionales e internacionales y así mismo poner en práctica alianzas público-privadas.
Saber que se proyectan $6,000 millones de inversión en los próximos 15 años para ciudades intermedias, inversión social, red vial nacional y aeropuertos abre un abanico completo de posibilidades para mejora de la nación. De esta manera poder aprovechar la posición geográfica del país, el clima privilegiado y la zona horaria que compartimos con Estados Unidos.

Es por eso que eventos como el GIS, donde se da a conocer la situación actual del país Y las propuestas de solución para el futuro, son un aire fresco ante las noticias pesimistas y amarillistas que circulan con más frecuencia en los medios.

Republicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo