Como si se tratará de una historia de terror, así es la realidad de cientos de niñas que viven en nuestro país, sin acceso a educación, servicios de salud, ni oportunidades de desarrollo principalmente para aquellas que viven en las áreas más recónditas, incluso a donde los políticos de siempre, aquellos señalados de la vieja política, no llegan, así es la vida de las niñas en Guatemala.

Es que es preocupante el tema de la niñez en nuestro país, porque debemos caer a la realidad que según cifras del INE hasta el año pasado,  las niñas de 0 a 14 años,  representaban a más de 3 millones de personas en el país, de los más de 17 millones de población estimada.

Nuestras autoridades ahora, a mí criterio, deberían estar realizando proyectos importantes para ellas, porque debemos tener en claro que son ellos los más pequeños el futuro, y por eso la necesidad de empoderarlas y protegerlas, lo que me parece que hasta ahora ha fallado, porque no puede ser que los abusos contra ellas continúen.

Creo que es importante destacar el papel de la mujer en el país, entonces si nos esforzamos por crear condiciones de vida dignas para ellas, considero que lograremos terminar con ese círculo vicioso, que por años se ha enraizado en nuestras familias, por supuesto que no creo que solo las niñas estén pasando por esta situación, es que el problema es general, pero ellas son las más vulnerables ante la perversidad de los actos, incluso provenientes de sus propias familias.

Pero para vencer la serie de dificultades que se presentan en la niñez, es necesario recordar que no solo nos enfrentamos a la falta de acceso de educación y salud, porque esto es ya una problemática más estructural sin lugar a dudas, que de seguir así se va enquistar en nuestra sociedad.   

Sin lugar a dudas puedo decir que lo que hoy se haga para bien, será bien recibido por las niñas del país, hay prueba fidedigna de que son parte vital del futuro que esperamos, y que más prueba de que las niñas que en el pasado rompieron las barreras de la desigualdad e indiferencia, hoy soy mujeres de bien al frente de instituciones prestigiosas y que día a día desde donde quiera que estén contribuyen a mejorar nuestras condiciones.

Estoy seguro que ese futuro que anhelamos está ahí, en el mejoramiento de las condiciones de nuestros niños y niñas, porque necesitan mejores herramientas para que se puedan desarrollar y en un ambiente en donde sus derechos sean siempre respetados, y quien los incumpla responda ante la justicia como corresponde.

De verdad espero que este cambio se dé, por el bien de nuestro país, por el de nuestras instituciones que a gritos piden agentes de cambio, y estoy por demás seguro que en la niñez que hoy se forme está la clave de una sociedad y desarrollo que tanto se anhelamos.

Republicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo