Tras la controversia derivada de la supuesta celebración familiar del actual Ministro de Cultura y Deportes, José Luis Chea Urruela, en el Palacio Nacional, surgieron críticas y dudas acerca de quiénes pueden usar este edificio y con qué fines.

[quote_box_center]De acuerdo con el portavoz del ministerio, Estuardo Estupinian, lo realizado por los parientes de Chea Urruela fue un recorrido en las instalaciones, el cual culminó con un brindis en uno de los salones, pero sin que esa institución incurriera en gastos o en beneficios adicionales por tratarse de la familia del funcionario.[/quote_box_center]

Añade que este tipo de recorridos están disponibles para todas las personas de forma gratuita y para los turistas tiene un costo de Q40. Agrega que en este caso se trató de una simple coincidencia la relación entre José Luis Chea y su tío Julio Rodrigo Urruela, quien realizó 40 de los vitrales del Palacio Nacional.

[quote_center]“Una persona civil no puede realizar ningún tipo de evento en el Palacio Nacional”, comenta Estupinian, pues explica que para efectuar una actividad, es necesario que la persona o institución hayan contribuido en la cultura del país, por ejemplo: un pintor, escritor, músico podría solicitar el paseo y un salón para realizar algún tipo de actividad o banquete, cubierto por los solicitantes.[/quote_center]

El Ministerio de Cultura y Deportes no realiza ninguna  aportación en estas actividades, excepto las oficiales, cuando las autoridades realizan el cambio de la rosa, entrega de libros y reconocimientos a personalidades destacadas, entre otros eventos.

[quote_center]En el caso de la familia Urruela, el recorrido se realizó para hacer una evaluación del estado en los vitrales que Julio Rodrigo Urruela pintó y el fin es efectuar una donación para restaurarlos.[/quote_center]

Quien autorizó el recorrido fue despedida

Aunque Estupinian comenta que no hubo alguna actividad irregular en el evento de los parientes del Ministro, quien también participó en la cita, este lunes se conoció la destitución de Rosa María Guerra, administradora del Palacio Nacional y responsable de dar el visto a la solicitud de la familia del funcionario.