Varias personas de la tercera edad permanecen desde hace varios días frente al Congreso de la República como medida de presión, con el fin de que los diputados incluyan una asignación para 2017 destinada al funcionamiento del Asilo Dulce Refugio, una red de casas de beneficencia usadas por el excandidato de Líder, Manuel Baldizón, para hacerse imagen y que, mientras tuvo poder en el Congreso, le permitió destinar fondos millonarios.

MANUEL BALDIZON Y EDGAR BARQUIN RECIBEN CREDENCIALES.

Baldizón aseguró recursos para el Asilo cuando presidió la Comisión de Finanzas.

Las personas han tenido que soportar las bajas temperaturas y la incomodidad de alimentarse en la calle, pues aseguran que si no reciben los recursos, se cerrarán los 13 asilos que funcionan en el país, relata César Peña, un agricultor de 71 años, que tiene cuatro años de vivir en el hogar ya que no tiene familiares cercanos.

Al preguntarle por qué mantiene esa acción que pone en riesgo su salud, responde que se debe a la necesidad de contar con el hogar. Por ello no titubeó en hacer el viaje a la ciudad capital desde San Benito Petén.

[quote_center]”Las personas que nos dan la comida y que nos atienden no están recibiendo ningún presupuesto…así que sufren ellos y sufrimos nosotros”, aseguró.[/quote_center]

La sombra de Baldizón

[quote_box_center]Para nadie es un secreto que el Hogar de Ancianos está ligado a Manuel Baldizón. Desde que fue candidato tomó como bandera política los derechos de las personas de la tercera edad; sin embargo, se asegura que el político no tiene vínculo con la entidad desde el 2011, cuando perdió la presidencia frente a Otto Pérez.[/quote_box_center]

“El ayudaba… pero desde hace varios años se olvidó de nosotros”, asegura Peña. Esta versión la mantiene la actual representante del asilo, Clara Susana Medrano, quien explica que el político se desligó de la asociación y para mantenerse han tenido que recurrir a donaciones.

[quote_center]“Desde el 2011 ya no tenemos apoyo del Estado. Actualmente atendemos a mil ancianos en los asilos, pero si no logramos que el Congreso nos apoye, tendremos que cerrar”, declaró.[/quote_center]

Aunque la intención es permanecer hasta que el presupuesto sea aprobado, la Procuraduría de Derechos Humanos se hizo presente para verificar el estado de salud de las personas y en caso de existir riesgos, deberán concluir su protesta.

También puedes leer: