Arnoldo Tec Caal, un joven de 24 años, caminaba rumbo a su vivienda en la aldea Chicanuz, Lanquín, Alta Verapaz, cuando fue secuestrado por un grupo de hombres de esa comunidad que lo amarró y torturó durante varias horas por “violar la ley indígena” y ser “oreja de los ladinos”, según el testimonio de la víctima.

[quote_center]Tras sobrevivir a los heridas y golpes con machete, incluso habiendo perdido parte de la oreja porque se la cortaron, Tec buscó ayuda en el Centro de Salud de Lanquín y luego fue trasladado al hospital de Cobán, donde se recupera, relata Roberto Alvarado, coordinador regional del Observatorio Ciudadano para la Paz, una organización civil que promueve el cumplimiento de las leyes nacionales.[/quote_center]

“Lo torturaron para que dijera con quién había hablado y con quiénes se reunía”, comenta el entrevistado, quien dice que Tec es parte del citado Observatorio y trabaja, incluso, más que algunas autoridades para proteger los recursos naturales. El día de la agresión, retornaba de una reunión efectuada en Cobán.

En el caso de Tec, “su pecado” fue insistir en que se aplique la Ley que protege Semuc Champey (Decreto 25-2005), contrario a lo que sostienen los líderes comunitarios, que solo quieren que prevalezca la “ley indígena”, lo que equivale a que el parque esté bajo su administración sin la supervisión de ninguna autoridad legalmente establecida.

En manos del Ministerio Público

[quote_box_center]El agredido ya presentó la denuncia en el Ministerio Público (MP), aunque antes ya había alertado acerca de intimidaciones en su contra. El Parque Semuc Champey estuvo, durante diez meses, en manos de supuestos líderes indígenas de cuatro comunidades que expulsaron a las autoridades administrativas.[/quote_box_center]

A partir de ese suceso, nadie más que estas personas tuvo control del dinero que ingresó cobrado a los turistas nacionales y extranjeros, y cuando los agentes de la Policía Nacional Civil y del MP efectuaron el desalojo, fueron recibidos a balazos.

[quote_center]Este hecho criminal ocurre en los precisos momentos en los cuales se discute en el Congreso de la República una Reforma Constitucional para reconocer el “derecho indígena”, propuesta rechazada por exmagistrados y reconocidos juristas que anticipan que este cambio debilitará el sistema de justicia, lejos de fortalecerlo.[/quote_center]

Esta vez Tec corrió con suerte, su estado es estable, pero las heridas emocionales y físicas tardarán en recuperarse o posiblemente lo obliguen a guardar silencio para siempre, tal como pretenden estos grupos que operan al margen de la ley, asegura Alvarado, quien ya acudió a la Procuraduría de los Derechos Humanos para resguardar la vida del joven y su familia.

Advertencia, imágenes fuertes

Así dejaron a Arnoldo Tec Caal luego de torturarlo