Héctor Rolando Hernández Cumar, alcalde de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, intentó quedar bien con la población, pero su atrevimiento le pudo costar una fuerte lesión o quién sabe qué más, pues el jefe edil, sin tener la preparación adecuada, hizo el ritual del palo volador y casi lo logra a la perfección, pero cuando descendía se cayó.

Varios vecinos de inmediato acudieron en su auxilio, pues segundos antes del accidente se vio que tenía problemas para tocar tierra. Esta ceremonia tiene su origen en el libro sagrado Popol Vuh y es famosa en lugares como Chichicastenango, Cubulco y Joyabaj

En el caso de San Martín Jilotepeque, fue la primera vez que un alcalde participó del evento y por ello llamó la atención de los curiosos. Previo a su ascenso, fue encomendado a los dioses y en el video se escucha a una mujer enviándole energías positivas.