Parto vaginal después de una cesárea

Una pregunta muy frecuente en la consulta de gineco-obstetricia

32

En más de 20 años de práctica privada he atendido miles de nacimientos de bebes y algunos de ellos han nacido vía cesárea, la gran mayoría ha sido por parto normal.
¿Pero qué pasa en el caso de una paciente que tuvo cesárea anterior y en su embarazo actual desea tener un parto vaginal?
Sobre tener un parto vaginal después de cesárea (PVDC), el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) declaró: “que el (PVDC) es más seguro que una cesárea”.
¿Por qué se hace una cesárea?
Una cesárea se realiza por diferentes causas médicas de origen materno y/o fetal; entre lo más frecuente está:
-Desproporción cefalopélvica que se refiere a que la cabeza del bebe no puede pasar a través de la pelvis materna porque su tamaño es mayor que la salida.
-Presentación anormal que se refiere a que la parte del bebe que esta frente a la salida materna no es la cabeza, sino la espalda, las nalgas o los pies del bebe.
-Causas maternas se refiere a enfermedades que contraindiquen un parto, por ejemplo, el papiloma humano, la preeclampsia (hipertensión materna), herpes genital con lesión visible, cardiopatía materna, VIH, cirugías previas de útero o ruptura uterina, fibromatosis uterina, cáncer de cuello de matriz, enfermedades psiquiátricas, fracturas sacro coxígeas, de pubis o cadera, entre otras.
-Causas fetales que se refieren a situaciones de riesgo en el bebe, como prematurez, embarazos múltiples, hidrocefalia (cabeza aumentada de tamaño por exceso de líquido cefalorraquídeo), anhidramnios (ausencia casi total del líquido amniótico), sufrimiento fetal agudo.
-Otra causa es la falta de deseo de parto vaginal por parte de la madre quien por razones estéticas ó temor al dolor del parto escoge hacerse cesárea.
La cesárea no debería ser más del 15% en comparación al parto, o sea que de 100 pacientes 85 deberían ser parto y 15 cesárea ante todo en los hospitales nacionales, ya que en hospitales privados es mayor la incidencia de cesárea.
¿Qué paciente puede tener un PVDC?
Si a una paciente se le hizo una cesárea por emergencia de origen fetal, enfermedad materna o presentación anormal y no tuvo la oportunidad de tener contracciones y probar el parto vaginal, podría intentar el PVDC con el requisito de que sea en un hospital o sanatorio obstétrico que cuente con la capacidad para poder realizar una cesárea de emergencia si fuera necesario; con analgesia de parto (epidural) que garantiza un PVDC casi sin dolor y que en cualquier emergencia, esta misma analgesia de parto, permita realizar una cesárea.
En el caso de que el primer embarazo fue cesárea por desproporción cefalopelvica, el segundo embarazo muy seguramente presentará esta misma desproporción por lo cual no valdría la pena intentar una prueba de PVDC.
Un temor frecuente de intentar un PVDC es la ruptura uterina durante el trabajo de parto, pero la ACOG dice que el riesgo de la ruptura uterina es del 0.2 al 1.5%.
Que también para el PVDC haya solo una cesárea previa y que el bebe no pese más de 4 kilos (8.8 libras), que hayan pasado más de 18 meses entre la cesárea anterior y el embarazo actual.
¿Qué beneficios presenta el PVDC?
Una recuperación increíblemente más rápida; menos riesgo de hemorragia e infección; menos tiempo de hospitalización, menos gastos económicos, menos riesgos de lesiones internas a vejiga o intestino y si se desea hacer ligadura de trompas en PVDC, esta se puede realizar a través del ombligo utilizando la analgesia de parto.
Les recomiendo preguntarle a su gineco-obstetra qué piensa del PVDC ya que no todos tenemos el mismo criterio, pero si la causa de la anterior cesárea no se repite, no veo porque no intentarlo.

 

Republicagt es ajena a la opinión expresada en este artículo