Un hombre de 42 años ha sido detenido por la policía de Brisbane (Queensland, Australia) acusado de haber perpetrado 931 delitos sexuales con menores de 16 años, a las que engañaba diciéndoles que era el cantante Justin Bieber, señala una nota del diario El País.

El arrestado es un profesor de derecho que, haciéndose pasar en las redes sociales por la estrella canadiense de la música, pedía a las admiradoras de este que le enviasen imágenes de contenido sexual explícito. Y luego pasaba a mayores: está acusado de violación, trato indecente de menores y producción de material de explotación infantil.

El acusado, Gordon Douglas Chalmers, de 42 años, fue detenido en noviembre sospechoso de haber cometido delitos de pedofilia después de que las autoridades de Alemania y Estados Unidos alertaran a las del estado australiano de Queensland.

La policía registró la vivienda de Chalmers en Brisbane, la capital de Queensland, y acusó al sospechoso de usar servidores para contactar a menores de 16 años y para acceder a material pornográfico infantil.

El detenido se negó a dar acceso a sus cuentas en redes sociales, mensajería y servidores virtuales. Pero la policía pudo registrar posteriormente su ordenador y, tras un análisis, presentó esta semana 931 cargos adicionales de delitos sexuales contra menores.

Los agentes de Argos (la unidad especializada en combatir los abusos sexuales) aseguran en una nota que el hombre usaba varias plataformas, incluyendo Skype y Facebook, para comunicarse con sus víctimas.

Los supuestos abusos datan desde al menos 2007. El detective Jon Rouse, del departamento Argos de Brisbane, considera que este caso demuestra la facilidad con los que los depredadores de las redes pueden actuar.

“Esta investigación demuestra tanto la vulnerabilidad de los niños que utilizan las redes y las aplicaciones de comunicación como el alcance global y la habilidad que los delincuentes sexuales tienen para legar y seducir a sus víctimas infantiles”, ha dicho el inspector Rouse. “El material que hemos encontrado es francamente horrendo”, agregó.

“El hecho de que tantos niños pudieran creer que estaban comunicándose con Justin Bieber pone de relieve la necesidad de repensar en serio como educamos a nuestros hijos sobre su seguridad en Internet”, añadió. De hecho, la policía ha pedido a los seguidores de Bieber y a sus allegados que apliquen “una extravigilancia” en el uso de las redes sociales, señala el medio de comunicación de España.