La lucha contra la corrupción ocurre en todas partes del mundo.  Y es que mientras más grandes y burocráticos sean los gobiernos mayor probabilidad de corrupción existe.  El caso de la empresa “Odebrecht” nos ha demostrado que casi no hay un país de Latinoamérica que no pidiera “mordidas” para aprobar sus obras.   Están involucrados ministros, diputados y hasta presidentes de algunas naciones.

Guatemala es un ejemplo en el que los ciudadanos de distintas ideologías se unieron contra la corrupción.  Fue tanta la corrupción y el descaro de los gobernantes y funcionarios corruptos que todos el mundo les dijo “hasta aquí”.  Mediante protestas masivas y legítimas frente al palacio nacional, durante muchos sábados del año 2015, miles de personas nos congregamos a exigir Justicia y pedimos la renuncia de la vicepresidente y luego del presidente.  Aún siguen los juicios contra ellos deben terminar para demostrar su inocencia o culpabilidad legalmente con pruebas objetivas.  Lo cierto es que  la gente sabía que la corrupción era ya intolerable y no aguantó más.

La semana pasada se llevó a cabo un importante evento de derechos humanos en la Universidad Francisco Marroquín.  Se celebró por segundo año consecutivo el “College Freedom Forum” en el que seis activistas defensores de la libertad y los derechos humanos contaron sus propias historias.  Entre ellos vino una joven ucraniana que se ha vuelto muy popular y conocida por su lucha contra la corrupción de ese país.  Se trata de Yulia Marushevska

La historia de Yulia es la historia de todos aquellos que no callan, que luchan contra la corrupción incluso poniendo en peligro su vida.  Como bien dice ella: “Si no nos pronunciamos contra la corrupción, no somos mejores que el corrupto. No nos rindamos, sigamos en las calles”.

Con apenas 24 años cumplidos en 2013, Yulia se unió a muchos ciudadanos de su país a protestar contra el régimen corrupto del presidente Víctor Yanikovich.  Este presidente vivía con todos los lujos habidos y por haber.  Hizo una fortuna al  poco tiempo de llegar al poder y favoreció los intereses de Rusia sobre los de su país.

Las protestas se iniciaron el 21 de noviembre de 2013 en “Maidan Nezalezhsnosti” (plaza de la Independencia) en Kiev.  La protesta se originó por la suspensión de la firma del Acuerdo Económico de Asociación con la Unión Europea y por la corrupción de su presidente antes este acuerdo favoreciendo los intereses de Rusia.  Una semana después ya se conocía estas propuestas como el movimiento “Euromaidan” que provocó que el siguiente año, el   con fuerza, primeramente promovida por estudiantes pero luego toda la población indignada contra el presidente se unió. Tres meses después de protestas continuadas, el 20 de febrero de 2014, el gobierno reprime con francotiradores enmascarados a los manifestantes abatiendo a 82 de ellos.  A los 2 días de esta tragedia, el 22 de febrero, el Parlamento destituyó al presidente Viktor Yanikovich quien huyó a Rusia.

Yulia fue importante en este movimiento pues grabó un video durante las protestas haciéndole saber al mundo las razones por las cuales estaban ahí: “Queremos liberarnos de una dictadura, de los políticos que trabajan para sí mismo y que golpean, lastiman y hasta disparan contra la gente solo para salvar su poder y sus privilegios”.  El video se volvió viral y contribuyó a que el movimiento tomara más fuerza.

Yulia luchó principalmente contra la corrupción.  Luego de caer el régimen decidió hacer algo más y se involucró desde dentro asumiendo el cargo de directora de aduanas en la provincia de Odessa.  Pronto logró hacer eficiente un sistema corrupto e ineficiente, donde las nacionalizaciones tomaban días y se resolvían con “mordidas”.  Lo que hizo fue sistematizar y despersonalizar las nacionalizaciones logrando que sin mayor injerencia de personas pudiera retirarse la mercancía antes de 15 horas.

Obviamente esto afectó a muchos corruptos que vivían de la corrupción por lo que se ganó enemigos dentro de este sistema.  La han acusado de muchas cosas, incluso de haberse usado indebidamente $18 dólares.  No encuentren nada pero la quieren quitar del camino.  Mientras estaba en Guatemala hablando en el auditorio a más de 800 personas que asistieron a su conferencia en la Universidad Francisco Marroquín, en Ucrania le estaban allanando su casa.

Yulia es una increíble luchadora contra la corrupción.  Seguirá luchando con todas sus fuerzas a pesar que sus detractores y corruptos funcionarios públicos quieran quitarla de en medio bajo amenazas y ataques de todo tipo.  ¿Por qué?  Porque ella les ha descubierto sus negocios turbios y ha luchado para transparentar las operaciones del gobierno, eliminando la corrupción.  Y eso le afectó a los corruptos y les seguirá afectando.

No está sola, tiene muchos seguidores tanto dentro de Ucrania como fuera.  Su voz se escucha dónde va, con autoridad de aquel que sabe que lucha por una causa justa.  Y su voz es la de miles de guatemaltecos también que quieren eliminar la corrupción de nuestro país.   Si queremos cambiar las cosas debemos decir lo que está mal.  Si callamos nos volveremos cómplices.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo