Por Julio Cintrón

Un grupo de empresarios, en silencio y sin fanfarria, juntaron miles de dólares y pagaron los taxis aéreos de las niñas mas graves. Sin show, sin prensa. Mientras los llamados representantes de la sociedad civil…de las organizaciones populares… ¿Qué más pueblo que estas niñas me pregunto?… Rigoberta Menchú, Mario Polanco, Nineth, la Mack, Daniel Pascual, Los salubristas,  Joviel… ni un solo dólar de esos que vienen por montones de Noruega… ni una colecta en el magisterio… ni una visita de amor al hospital.

Nuestros malditos líderes sociales…y digo malditos…pues es la forma que ellos se expresan de los empresarios: malditos empresarios… si… pero hoy ayudan… ¡siempre ayudan!.
Nunca vemos a esta pseudo dirigencia social parasitaria acercarse a una tragedia… Rigoberta sale con lágrimas de cocodrilo recordando las víctimas de la embajada hace 40 años… pero es incapaz de derramar una sola por las niñas de hoy… quizás sea necesario  –como hicieron los mexicanos– pagarle en dólares para que se declare a favor de la tragedia.

Por eso no ganan ni el 3 % de los votos en las elecciones… pues sus lágrimas y quejas de dolor las reservan para su teatro Noruego… sus lamentos y angustia son para WOLA. Aquí en ninguna tragedia se les ve… están muy ocupados planeando la próxima manifestación contra “los malditos ricos” y en defensa de los más pobres.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo