Aunque los ánimos no son los mejores para Guatemala tras la tragedia ocurrida la semana pasada, pareciera que no todo son malas noticias. Al menos en cuanto al comportamiento del comercio exterior al primer mes del año se evidencia una recuperación de las exportaciones. El monto de divisas por concepto de exportaciones se sitúo los US$888.4 millones al primer mes del año, un 6.5% más que en el mismo periodo en 2016, cuando alcanzó los US$833.8 millones.

Es importante mencionar, que los productos que evidenciaron repunte fueron cardamomo (131.5%), plomo (56.9%), bebidas y líquidos alcohólicos (28.6%), frutas frescas y congelados (27.5%). Los principales destinos de las exportaciones fueron: Estados Unidos (33.2%), Centroamérica (26%), Eurozona (8.1%), México (4.4%) y Canadá (2.2%).

La meta estimada para 2017 es exportar US$11 mil 100 millones, con la venta de más de 4 mil productos. Las perspectivas parecieran apuntar a una recuperación en 2017.

Prueba de ello, una encuesta realizada recientemente por ManpowerGroup, reveló que Guatemala ocupa el segundo lugar de 43 países en las expectativas regionales de contratación de personal para el primer trimestre 2017, detrás de Estados Unidos.  

La proyección favorable de expectativas de empleo con 16% más, obedece principalmente al arranque de operaciones de las empresas guatemaltecas en sectores como manufacturas, servicios y comercio. En la región, es Guatemala es el país con previsiones más optimistas para arrancar el 2017, seguido de México (14%), Costa Rica (12%), Colombia (8%) y Panamá (8%).

El panorama al primer mes del año pinta a que el comportamiento de las exportaciones será favorable para 2017, inclusive prevalecen expectativas positivas en términos de empleo para el país. En este sentido, es crucial mantener la esperanza que por más que las adversidades que se presenten nublen el camino, el país tiene el potencial y los medios para alcanzar mayor crecimiento y marcar la diferencia en el largo plazo. El reto está en contar con guatemaltecos comprometidos por cambiar el rumbo y la esperanza que el futuro puede ser diferente.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo