El escenario político en Guatemala sigue igual, los actores a penas se mueven, muy pocas cosas avanzan y la justicia vuelve a ser protagonista. La semana empezó con cambios, primero el Ministerio Público capturo a Carlos Antonio Rodas Mejía, exsecretario de Bienestar Social; Anahy Keller, exsubsecretaria de Protección a la Niñez y Santos Torres Ramírez, ex director del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, a quienes se les atribuyó la culpa de lo sucedido el miércoles de la semana anterior en dicho Hogar.

El puesto del que Rodas fue destituido por no saber responder adecuadamente ante la tragedia ocurrida en Hogar Seguro, será ocupado por Estela Rabanales de Granados quién es experta en temas de niñez. La nueva secretaria se comprometió a trabajar y a conformar un equipo que sabrá atender las diferentes demandas que puedan suceder en Guatemala, trabajando con diferentes organizaciones para lograr su cometido. Rabanales de Granados realizará un análisis para evaluar la situación actual de la Secretaría de Bienestar Social y trabajar en favor de algo tan importante como es la niñez guatemalteca.

Es importante considerar que hay muchas instituciones detrás que no hicieron nada por prevenir lo que sucedió dentro de este lugar. Hubo fallos de diversas instituciones, entre ellas la Procuraduría de los Derechos Humanos, el Ministerio Público que conocía los casos desde el 2015 y los diferentes directores de Hogar Seguro, que han ejercido en la institución, conocido la situación del lugar y tenían la obligación de denunciar lo que sucedía dentro del mismo. Es lamentable que muchos durmieran antes, durante y después del suceso yf que no actuaran para prevenir lo que sucedió. La culpa debería de ser atribuida a muchos y no a unos pocos.

La justicia continuó avanzando esta semana, Carlos Vielmann fue absuelto en Madrid, España por falta de sustento en la acusación. A Vielmann se le acusaba de haber estado detrás del plan para asesinar sin juicio previo a prisioneros de la cárcel de alta seguridad conocida como El Infiernito. La orden contra Vielmann fue dada por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Organización de Naciones Unidas en agosto del 2010. Fue Ministro de Gobernación durante la presidencia de Oscar Berger del año 2004 al 2007. Este proceso de justicia llevaba ya 7 años y como dijo Vielmann “Al final se hizo justicia”:

El problema es que la justicia debe ser pronta y en este caso, se llevó años llegar a esta resolución. Es importante sobre todo tomar en cuenta la idoneidad de los testigos. Lamentablemente muchas veces ocurre la manipulación de los mismos, lo cual es una gravísima ofensa contra la administración de la justicia. Lastimosamente, algunas veces son los mismos gobiernos o fiscales quienes presionan a los testigos para que se dé la obstrucción de la verdad y así alinearlos a objetivos políticos, impidiendo respetar el debido proceso legal. Además algunos de estos testigos fueron reos a quienes se les ofreció reducir la pena a cambio de su testimonio, estas personas sin duda son cuestionables porque están dispuestas a declarar con tal de conseguir un beneficio.

En cuanto a reformas constitucionales, el tema sigue sin avanzar después de un mes de haber empezado la discusión. Lo sucedido en Hogar Seguro y toda la coyuntura política parece ser el perfecto distractor para prolongar la aprobación de las mismas. Es de gran importancia avanzar en estos temas de sector justicia, ya que el mismo juega un papel primordial en el país. Es una lástima que se perdiera el espíritu con el cual empezó la discusión de las reformas, por la insistencia de la Secretaría Técnica en considerar una propuesta sin consenso, como lo fue con el tema de la Jurisdicción Indígena. En lugar de la energía positiva ahora hay poco interés y la vieja política se ha salido con la suya, el proceso fue polarizado y lamentablemente no hay avances en las reformas debido a este desgaste que se generó. Esperemos que la justicia pueda ver poco a poco la luz en Guatemala, pues es vital para todos nosotros como ciudadanos su certeza en el país.