Las fuerzas de seguridad aún no toman el control del Centro Juvenil de Privación de Libertad Etapa 2, en tanto que integrantes de una mesa interinstitucional sigue dialogando con los amotinados para que depongan las medidas de hecho y entreguen a los seis monitores que mantienen retenidos.

Hace una hora se reportó fuego en una de las áreas del correccional y el lanzamiento de bombas lacrimógenas. La Policía Nacional Civil (PNC) envió al lugar 200 agentes, entre los que se encuentran antimotines, quienes están a la espera de la orden para poder actuar, si eso fuera necesario.

Los menores en conflicto con la ley sublevados y que han denunciado malos tratos exigen, entre otras cosas, que se les permita ingresar todo tipo de comida, visitas ilimitadas y que sean regresados menores de edad integrantes de la mara 18 que fueron trasladados al correccional Las Gaviotas, ubicado en la zona 13.

A esta hora como saldo preliminar se reporta la muerte de un monitor, que no ha sido identificado y tampoco se conoce la causa del fallecimiento. Aunque, se rumora que otro más habría fallecido pero eso no ha sido confirmado por ninguna autoridad. En las afueras de la prisión para menores de edad se encuentran unidades de los Bomberos Voluntarios, Bomberos Municipales y Cruz Roja.