París, Francia | AFP |

Once candidatos, nueve hombres y dos mujeres, concurrirán en las elecciones presidenciales en Francia de abril próximo para sustituir al socialista François Hollande en la jefatura del Estado.

Estos son los cinco aspirantes con más probabilidades de calificarse el 23 de abril para la segunda vuelta prevista el 7 de mayo.

Marine Le Pen, Frente Nacional

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional lidera la intención de voto para la primera vuelta de las presidenciales francesas, galvanizada por el Brexit y la victoria de Donald Trump en Estados Unidos.

Marine Le Pen, de 48 años, ha ganado el reto de imponer al FN en el panorama político como un “partido normal”, relegando a un segundo plano la imagen de formación política extremista heredada de su padre, Jean-Marie Le Pen, varias veces condenado por sus comentarios racistas.

Con un discurso antiinmigración y antieuropeo, se presenta como la candidata “antisistema”. Está involucrada en un caso de empleos ficticios en el Parlamento Europeo, pero se niega a declarar ante la justicia antes de las elecciones.

Emmanuel Macron, ¡En Marcha!

Emmanuel Macron, un exbanquero de 39 años, era un completo desconocido hasta hace tres años, cuando fue nombrado ministro de Economía del gobierno socialista de François Hollande.

Desde que creó su propio movimiento, ¡En Marcha!, en abril y abandonó el gobierno en agosto, este candidato joven y carismático, que rechaza las etiquetas de derecha e izquierda, se ha impuesto como el principal rival de Le Pen.

Candidato por primera vez a unas elecciones, sus opositores critican su poca experiencia.

François Fillon, Los Republicanos

Relegado durante mucho tiempo a un segundo plano, el ex primer ministro de Nicolas Sarkozy (2007-2012) se impuso como el candidato presidencial de la derecha francesa en las primarias internas, desafiando todos los pronósticos, con un programa que combina un enfoque liberal en lo económico y conservador en lo social.

Fillon, 63 años, perdió sin embargo su condición de gran favorito al verse involucrado en un escándalo de empleos presuntamente ficticios de su esposa e hijos. Concurrirá a las elecciones imputado por la justicia por malversación de fondos y apropiación indebida de bienes sociales.

Benoît Hamon, Partido Socialista

Efímero ministro de Educación, dejó el gobierno de François Hollande en 2014 descontento con la “deriva liberal” del ejecutivo socialista antes de lanzarse a la carrera a la presidencia abogando por “un nuevo modelo de desarrollo”.

Miembro del ala izquierda del PS, Hamon, de 49 años, se impuso en primarias internas del PS, pero ha sido abandonado por numerosos miembros de su partido. Obtuvo no obstante el apoyo del excandidato ecologista, Yannick Jadot.

Con un programa innovador totalmente de izquierda, Hamon milita a favor de la creación de una renta básica universal en respuesta al desempleo.

Jean-Luc Mélenchon, Francia Insumisa

Candidato de la izquierda radical, Mélenchon, un exsocialista de 65 años, participa por segunda vez a las elecciones presidenciales en Francia. En 2012 llegó en cuarta posición, con 11,1% de los votos.

Candidato del movimiento “Francia Insumisa” y con el apoyo del Partido Comunista, Mélenchon plantea un programa anticapitalista a través de una “revolución ciudadana”.

A pesar de la convergencia de ideas con el candidato socialista, se ha negado a formar una alianza con este último.

Candidatos minoritarios

A estos cinco candidatos se suman los nacionalistas Nicolas Dupont-Aignan y François Asselineau, la trotskista Nathalie Arthaud, el independiente Jacques Cheminade, el diputado centrista Jean Lassalle y el líder del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) Philippe Poutou.

Ninguno de ellos tiene probabilidades reales de calificarse en la segunda vuelta de mayo.