Del 16 al 18 de marzo asistí en representación de Guatemala al II Foro Liberal de América Latina. El foro es una plataforma continental que propone la acción política para salir del nefasto sistema estatista que reproduce corrupción, miseria y violencia.

El evento tuvo lugar Lima, Perú, lamentablemente, en el marco de una emergencia que dejara decenas de muertes y a miles de peruanos sin vivienda y pertenencias. Las intensas lluvias en la región norte y centro del país, provocaron el desbordamiento de los ríos dejando a su paso mucha destrucción en 21 regiones del país. En Lima, la desgracia hizo colapsar el servicio de agua y saneamiento, afectando todas las actividades productivas.

Como bien advertimos en el foro: los daños de este fenómeno natural no son provocados realmente por la naturaleza o, como quisieran los rojos vestidos de verde, del cambio climático. Son provocados por el estatismo salvaje que hace tantísimas cosas que no debe y que, en consecuencia, desatiende sus funciones propias: seguridad primero, justicia de verdad y obras de infraestructura de calidad. Si aquellas regiones del norte del Perú tuviesen diques capaces de canalizar el agua de lluvia hacia fuera de las zonas pobladas y, de modo general, si gozaran de mercados libres e irrestricto respeto a la propiedad privada, seguramente el daño no hubiese sido tal pues habría, en primera instancia, infraestructura adecuada capaz de mitigar los efectos de los fenómenos naturales y en última instancia, riqueza que les permitiera vivir en lugares menos inseguros o pagar seguros privados que les permitiera resarcir rápidamente los daños materiales.

Tanto los daños provocados por este fenómeno natural en Perú como el dolor dejado por la muerte de más de 40 niñas en el hogar estatal en Guatemala, son provocados por la ausencia de gobiernos limitados y de un sistema verdaderamente capitalista que, en el presente en naciones como Singapur, Hong Kong, Corea del Sur y Taiwán, por ejemplo, ofrezca los mejores incentivos para procurar el bienestar para todas las personas. Los hace más responsables, prudentes y hasta resistentes a los fenómenos naturales.

Y ese fue precisamente el propósito del II Foro Liberal de América Latina: inspirar la Acción Política por medio de partidos políticos que, sobre la base de los principios del liberalismo clásico, propongan a los latinoamericanos unos Principios, un Proyecto y un Programa concreto, integral, eficaz y atractivo para la gente, capaz de dar salida al salvaje estatismo imperante en nuestros países. ¡Búscanos y participa!

____________

Jorge David Chapas es guatemalteco, empresario forestal y académico. Fundador de 5 Reformas Guatemala y Vicepresidente del Foro Liberal de América Latina. Sus columnas se publican en diversos medios digitales en América Latina.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo