Autoridades del Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), parecen no estar dispuestas a dar tregua, ni a que quede en el olvido los casos de corrupción, por lo que este miércoles sumó varias capturas por el caso de Plazas Fantasmas en el Congreso de la República, lo cual habrá puesto a más de algún parlamentario en alerta.

El caso de corrupción ya tiene tras las rejas a los exdiputados Alfredo Rabbé, Carlos Herrera y Edgar Cristiani, así como al exdirector general del Congreso Julio Mijangos.

Según la investigación, los diputados aprovecharon su cargo en la Junta Directiva para distribuirse un número de plazas. Nunca imaginaron que esa decisión los llevaría ante la justicia. Entre los señalados también se encuentra el expresidente del Congreso, Luis Rabbé, prófugo de la justicia.

Los diputados y sus plazas

Ayer fueron capturados César Fajardo, hombre de confianza de Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE); Manuel García Chutá, del Movimiento Reformador, agrupación a la que se sumó luego de dejar las filas del Partido Patriota; Selvin García, exdiputado de Compromiso Renovación y Orden CREO y Aleksander Castillo, fiel colaborador de Roxana Baldetti.

Según la investigació, presuntamente aprovecharon su paso por Junta Directiva para solicitar varias plazas. César Fajardo demandó 20 plazas con salarios que oscilaban entre los Q10 mil a Q15 mil mensuales. También se detectó que tenía bajo su cargo a tres personas que cobraban salario pero no acudían a sus labores.

Fajardo, García Chutá junto a los exdiputados fueron enviados a la Cárcel de Matamoros.

En el caso del diputado García Chutá solicitó la contratación de 22 personas con salarios de Q10 mil a Q15 mil. La investigación confirma que tenía bajo su cargo la plaza de ocho personas que no llegaban a trabajar, pero cobraban su salario puntualmente.

Aunque Aleksander Castillo estaba fuera de la política al no lograr su reelección, la justicia lo alcanzó por lo actuado en la Junta Directiva 2014 cuando Arístides Crespo era el presidente del Legislativo. Según las autoridades, pidió la contratación de 16 personas con salarios de hasta Q20 mil, además tenía a tres trabajadores que no se presentaban a sus labores.

Selvin García no se libró de la justicia, pese a haber renunciado a su curul cuando el MP solicitó retirarle la inmunidad. Se le señala de tener a su cargo a trece trabajadores con salarios que oscilan entre los Q5 mil y Q15 mil y tener cinco personas que solo cobraban el salario.

¿Quiénes faltan?

El caso de corrupción también alcanza a Pedro Gálvez, Juan Alcázar, Julio López Villatoro y Carlos López, quienes están pendientes de capturar. Los diputados Arístides Crespo (MR) y Cristian Boussinot de TODOS también están vinculados, pero la Corte Suprema de Justicia no les ha retirado la inmunidad.

El caso de Plazas Fantasma tiene al Congreso bajo la lupa y lo mantiene como el Organismo del Estado más cuestionado debido al poco interés de los parlamentarios en frenar éstas prácticas.