Un llamado al diálogo y evitar la confrontación hizo el Movimiento Cívico Nacional (MCN) por medio de la entrega de rosas y agua a quienes realizaron el miércoles una marcha contra las hidroeléctricas.

Mario Yon, representante de MCN, comenta que aunque difieren de las peticiones de quienes dirigen la protesta, trataron de acercarse a las personas para conocer sus planteamientos y ofrecerles algo de beber porque llevaban varias horas caminando.

“El mensaje que les trasladamos es que se puede construir un mejor país por medio del diálogo, que no es necesario bloquear calles para presentar sus demandas”, indica Yon.

Añade que entregaron unas 200 rosas blancas, símbolo de la paz, las que fueron recibidas con entusiasmo por la mayoría de participantes en la caminata que llegó a Casa Presidencial, Corte de Constitucionalidad y Corte Suprema de Justicia (CSJ)
Sí a un país desarrollado
Algunos participantes en la marcha desconocían el motivo de la marcha, mientras que otros sí sabían que era para protestar contra las hidroeléctricas.
Construyamos en paz la República desarrollada que queremos”, decía uno de los carteles que portó el grupo que llegó a promover el diálogo.
Los líderes de la marcha no vieron con agrado la presencia de quienes asistieron a promover el diálogo y por ello los representantes de MCN optaron por retirarse para no causar conflictos, concluyó Mario Yon.