El vicepresidente estadounidense Mike Pence se reunió con el mandatario hondureño Juan Orlando Hernández para reiterar el apoyo de Washington a los países del Triángulo Norte Centroamericano. Ambos funcionarios repasaron los esfuerzos que el país centroamericano hace en materia de fortalecimiento de seguridad y crimen organizado en el marco del plan denominado Alianza para la Prosperidad.

“El vicepresidente se comprometió a mantener una relación próxima con Honduras como parte del compromiso general de la actual administración con el Triángulo Norte de América Central”, señaló la oficina vicepresidencial.

El Plan Alianza para la Prosperidad ideado por el gobierno del expresidente Barack Obama busca elevar la economía de los tres países para combatir la violencia y reducir la migración.

 

El secretario de Seguridad Interna (DHS), John Kelly y el presidente Hernández firmaron un acuerdo para compartir información sobre aviación civil, entendimiento que “aumentará la capacidad del gobierno hondureño de identificar criminales y potenciales terroristas” que quieran ingresar a su territorio, de acuerdo con el DHS.

Ambos funcionarios también discutieron la legislación para extradición de detenidos hacia territorio estadounidense el cual es un tema sensible en la agenda bilateral.

La Fiscalía de Nueva York concluyó que el expresidente hondureño Porfirio Lobo protegió narcotraficantes con ayuda de su hijo Fabio Lobo, y ello podía abrir las puertas a un pedido de extradición del exmandatario.

Fabio fue capturado por la DEA en Haití en mayo de 2015 y se encuentra encarcelado en Estados Unidos.

El ex excapo de la banda Los Cachiros, Leonel Rivera implicó al ex presidente Lobo y también al hermano del actual presidente Hernández, el diputado Antonio Hernández, ayudarlo para traficar con estupefacientes.