Alentados por el primer ministro Justin Trudeau, los diputados canadienses adoptaron una moción que abre la vía a medidas para luchar contra la islamofobia.

Con voto mayoritario, los diputados pidieron que el gobierno “frene el clima de odio y de miedo que se instala en la población” y que condene “la islamofobia y todas las formas de racismo y de discriminación religiosa sistémicos”.

El gobierno recibió fuertes presiones estas últimas semanas para denunciar las agresiones contra las comunidades religiosas y los lugares de culto.

A fines de enero, un estudiante mató a seis musulmanes durante una oración en una mezquita de Quebec. Varias mezquitas o sinagogas fueron profanadas en estos últimos meses en Canadá.

Tras esta moción, adoptada por la mayoría de los diputados liberales, partido del jefe de gobierno, y de los diputados del Nuevo Partido Democrático (izquierda), una comisión del Parlamento quedó encargada de hacer recomendaciones al gobierno antes de mediados de noviembre.

Estas recomendaciones deberían permitir “la reducción o la eliminación del racismo y de la discriminación religiosa sistémica, entre las cuales la islamofobia”.

El estudio debe recoger “los datos para contextualizar los reportes sobre los crímenes de odio y para evaluar las necesidades de las comunidades afectadas”.

Según una encuesta del instituto Angus Reid publicado el jueves, 42% de las personas interrogadas hubiera votado contra esta moción, 29% la hubiera aprobado y la misma cantidad se hubiera abstenido.