Múltiples veces se confunde Democracia con el sistema de gobierno alrededor de una figura emblemática, reforzada en pequeñas élites de poder, la base social que sostiene a través de la expoliación el sistema financiero del Estado, una estructura plebiscitaria alimentada con pan y circo, aunando aisladas instituciones de Estado que pretenden sin lograrlo un ánimo de gobernabilidad en Guatemala.

El caudillismo que antes era figurativo en las figuras del Procurador General de la Nación y Jefe del Ministerio Público, hoy por hoy se conciben a sí mismas como entidades divorciadas sin mayor ánimo que el protagonismo político-electoral de la Razón de Estado bajo un disfraz de lucha anti-corrupción y eliminación de los aparatos clandestinos de gobierno totalmente ineficaces para evitar la muerte del otrora ejecutor de los disturbios de la podredumbre del reclusorio Etapa dos.

La carrera política nunca se detiene en Guatemala. También es folklórica en el sentido de que carece de una base epistemológica seria y fundamentada en una teoría política. Cualquier expresión de legalidad en el país carece de valores siendo increíble que las personas ni siquiera puedan identificar la bondad con la calidad de humanidad que se da en un orden civilizado.

Los enormes problemas causados en los sindicatos, sobretodo en el sector salud por un mal entendido concepto de bonificación. Fundamentalmente bonificar significa descontar y raramente significa pagar. Es una forma de explicar la imposibilidad de cumplir con una obligación debido a que en el corpus institucional es imposible prever la sostenibilidad a largo plazo de una prestación. Las bonificaciones son susceptibles al tiempo y deben desaparecer cuando las condiciones se vuelvan más favorables o precarias según sea el caso.

La palabra empeñada a través de un contrato suele perder su valor en el sentido de un debido dolo o mala fe para no caer en la expoliación forzada de un bien por aquellos que contribuyen al sostenimiento de ese bien.

Sin embargo todo caudillismo político carece de visión para entender la dinámica de la democracia y caen en el cruce de favores, nepotismo, salarios exorbitantes por tiempo inexistente, sueldos por labores no producidas, que únicamente muestran el grado alarmante de clientelismo en el que se mueve el Estado.

Los Consejeros del señor Rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala emiten un comunicado a favor de la Comisión Internacional contra la Impunidad y quien lo dirige al mismo tiempo que el Consejo Superior Universitario emite una ley donde penaliza el alcohol y las drogas en el recinto universitario, sin siquiera poder distinguir los productos que contienen alcohol de lo que ellos legislan como lo es el consumo del licor dentro de su campus. Sin embargo el mismo órgano que crea la ley anti alcohol otorga dispensas para que en la Declaratoria de Huelga de la Facultad de Ingeniería se consuma y venda sin restricciones toda cantidad de licor en la plaza de los mártires de cara a la carrera electoral y las circunstancias en las que la misma tiene que desenvolverse.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo