Lucrecia Hernández Mack ha tomado relevancia durante los últimos días por su trabajo al mando de la cartera de Salud y por los constantes enfrentamientos con algunos diputados en el Congreso de la República. Además, mantiene una lucha firme con el sindicato más grande de esa institución, gremio que busca por todos medios, la renuncia de la funcionaria.

La semana pasada, Regina Ruano de Lara, secretaria de organización del Sindicato de Trabajadores de la Salud, pidió en sus redes sociales a todos los agremiados que presionen a los diputados distritales para que el pleno del Congreso dé voto de falta de confianza a la Ministra en la interpelación, prevista para esta semana, aunque luego se dijo que la cuenta de la sindicalista fue hackeada.

El juicio político  fue solicitado en pleno por la Comisión de Salud, luego que en una reunión con la Ministra se diera un cruce de palabras que causó el enojo de los parlamentarios.

El diputado independiente Álvaro Velásquez, asegura que existe un complot dirigido por distintos sectores para desacreditar la labor de la funcionaria.

Entre ciertos proveedores y  el Sindicato Nacional de Salud existe una abierta estrategia para que la Ministra abandone su labor”, indicó.

María del Carmen Aceña, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), aseguró los avances en el tema administrativo tienen preocupado al sindicado.

Pareciera que la interpelación corresponde más al deseo de bloquear los procesos de ordenamiento administrativo, de depuración y de rehabilitación del primer nivel de atención que han iniciado la ministra Hernández”, subrayó Aceña.

Presión sobre el Congreso

Aunque los diputados ponentes de la interpelación Marvin Orellana y Luis Hernández, aseguran que se mantendrán firmes para realizar la actividad  el jueves, varios diputados y bancadas expresaron su rechazo a la actividad, pues la consideran “innecesaria y políticamente incorrecta”.

El diputado Mario Taracena aseguró que la interpelación solo ayuda a generar más desconfianza al Congreso. “No solo la gente no nos quiere, y esos diputados hacen evidentes sus intereses oscuros con la interpelación”

Mientras tanto, la parlamentaria Sandra Morán apuntó que no atenderán el llamado para realizar la interpelación. Además, la bancada Todos por medio de un comunicado, subrayó que sus 15 diputados no se presentarán al pleno para la interpelación.

El analista político Jonathan Mencos, comenta que “la presión es tanta”, que la interpelación puede ser retirada en cualquier momento.

La interpelación es un error muy grande y pese a que se juegan muchos intereses, difícilmente prosperará en los próximos días“, dice Mencos.

De lado del Ejecutivo, el presidente Jimmy Morales mostró su apoyo para la ministra Hernández Mack y su gestión.

Hasta el momento, todo apunta que la interpelación no procederá porque parece ser un acuerdo entre algunos diputados (motivados por quién sabe qué motivos) y los sindicalistas de Salud que pretenden mantener los privilegios económicos derivados del Pacto Colectivo.