La violencia en Guatemala es latente y los ataques de pandilleros de la Mara 18, causados por los traslados de reos, la toma del Centro Correccional Etapa ll donde murieron cuatro monitores, asesinatos de choferes de autobuses, incidentes en centros educativos, asaltos y robos diarios, casos de acosos en el transporte público y la muerte de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), mantienen al país en alerta por el posible repunte de actos violentos.

Este ambiente de inseguridad en las instituciones del Estado aumentó de manera considerable y se sumó a la incertidumbre que los guatemaltecos viven todos los días al salir a las calles tras las amenazas lanzadas de los pandilleros, lo cual motivó nuevas medidas de seguridad en diferentes entidades públicas y privadas.

Por ejemplo, en el Organismo Judicial las medidas de restricción son cada vez más estrictas. Las personas que deseen ingresar en los tribunales deben pasar por dos puntos de registro donde se les revisa con varios detectores de metales.

Además dentro de las audiencias públicas a los visitantes no se les permite utilizar dispositivos móviles para grabar o tomar fotografías dentro de las salas y fuera de ellas, también cumplen con un estricto horario para entrada y salida de las instalaciones y los periodistas deben estar debidamente identificados.

La Municipalidad en alerta

Carlos Sandoval, vocero de la Municipalidad de Guatemala, menciona que implementaron medidas de seguridad como patrullaje de agentes de la Policía Municipal en el Paseo de la Sexta y en el Centro Histórico.

Además, realizan  operativos de personal en las estaciones del Transmetro, donde se registra a la mayor cantidad posible de personas que abordan los buses, aunque reconoce que por la gran cantidad de pasajeros, es complicado chequear a cada uno de los usuarios.

Ministerio de Educación se suma a la prevención

En el área educativa, el ministro del ramo, Oscar Hugo López, indica que la Policía fortaleció el Programa Escuelas Seguras, el cual consiste en generar seguridad a los niños y jóvenes que se dirigen a los centros educativos de las áreas rojas.

Junto con esta medida han desarrollado herramientas para denunciar asaltos, acosos y casos de bullying.

El Ministerio de Educación también sugirió una guía de recomendaciones para las escuelas, las cuales aplican según su consideración. Por ejemplo, el registro de mochilas el cual es permitido por la ley y enviar notas a los padres de familia con algunos protocolos de seguridad dentro y fuera de los centros educativos.

Operativos de la PNC

Nery Ramos, director general de la PNC, comenta que la institución está en “alerta máxima durante las 24 horas del día trabajando en aspectos preventivos, investigativos y operativos con el acercamiento a las personas para que confíen en las autoridades y denuncien, fortaleciendo la seguridad con patrullajes preventivos, puestos fijos, a pie, motorizados, comandos en zonas de alto riesgo en puntos de la ciudad realizados en horarios estratégicos por cuerpos de inteligencia priorizando en toda la ciudadanía”.
Todas estas acciones pretenden prevenir actos delictivos, evitar el ingreso de armas de fuego, armas blancas o cualquier objeto que atente contra la seguridad de usuarios, personal de las instituciones, visitantes, alumnos de centros estudiantiles y personas en general, indican las autoridades.