El Juzgado Unipersonal de Villa Nueva condenó a Ángel López Pérez a cuatro años de prisión inconmutables y Q50 mil de multa por el delito de violación a los derechos de propiedad industrial.

El sentenciado, que es reincidente, fue hallado culpable de falsificar cloro de la marca Magia Blanca.

“Él tenía un laboratorio clandestino en Villa Nueva y distribuía en todo el país. Son delitos que causan mucho daño porque son clandestinos y no pagan impuestos, no cumplen con normas laborales, se contamina el ambiente porque desechan todos los químicos en los desagües sin ningún tipo de tratamiento y ponen en peligro la salud de las personas que contratan porque el hipoclorito de sodio es muy peligroso para la piel, los ojos ya que puede provocar ceguera”, afirmó Julio García Merlo, abogado de la empresa Planta Industrial de Guatemala, compañía afectada.

La denuncia fue interpuesta en marzo de 2015. El negocio ilegal incluía “toda la industria de la producción de cloro falsificado, el empaque, el etiquetado, embazado y distribución”, subrayó Merlo.

No es la primera vez que López Pérez es condenado por este delito. El 20 de abril de 2010 también fue sentenciado por igual causa. En esa ocasión fue hallado culpable, pero se le suspendió la pena por ser la primera vez en que incurría en la ilegalidad.