Este 2017 se conmemora el 20º aniversario del Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI) de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Este Acuerdo fue suscrito por 29 participantes y es de suma importancia ya que, durante estas dos décadas, ha ayudado a facilitar el crecimiento del sector de la tecnología de la información, estimulado la innovación y la propagación de nuevas tecnologías. Sin lugar a dudas, aquí y en todo el mundo, el potencial de la tecnología es innegable.

Como parte de la conmemoración de su aniversario, la OMC publicó el documento titulado “Los 20 años del Acuerdo sobre Tecnología de la Información: Estimulando el comercio, la innovación y la conectividad digital”. En él la OMC hace una revisión del impacto y repercusiones que el ATI ha tenido en el mundo, su expansión y un análisis sobre su influencia en el rol del uso de la tecnología en el desarrollo. Una de las experiencias compartidas es orgullosamente guatemalteca, Programa Valentina.

En nuestro país, el sector de tecnologías de la información está en pleno apogeo. Ha creado a más de 30mil trabajos para los guatemaltecos, lo cual ha ayudado a mitigar los efectos negativos de la economía informal. En menos de 20 años, tan solo el sector de BPO’s y call centers, ha tenido un crecimiento de más de 3000% y representa alrededor del 49% del sector de servicios de Guatemala. Este potencial no puede ser desaprovechado. Lamentablemente, nuestro sistema educativo se enfrenta a un sinfín de retos, uno de ellos es capacitar a los jóvenes para los empleos del mañana. Hoy, nuestro sistema atiende las necesidades del pasado, y se queda muy corto en el tema de tecnología y las nuevas destrezas que los jóvenes tienen que adquirir para unirse exitosamente a la fuerza laboral del país.

Fue con ánimos de atender estas necesidades, y de aprovechar el auge del sector tecnológico que, en 2014, nació Programa Valentina de Funsepa. Valentina capacita a jóvenes en riesgo, a través de un innovador modelo educativo enfocado en dotar a sus alumnos de las destrezas que los empleadores del sector añoran. De esta manera, los inserta en el ámbito laboral en oportunidades de trabajo dentro del sector de tecnología. Es así como el equipo de Valentina ha logrado capacitar a jóvenes guatemaltecos, y así crear una cantera de trabajadores calificados. El pasado julio, Valentina abrió oficialmente su sede ubicada en el Campus Tecnológico Tec II, con 50 jóvenes.

Sin embargo, aún hay mucho por hacer. En Guatemala, solo 163 escuelas, de un total de 34mil, tienen acceso a Internet, y únicamente 4mil de ellas cuentan con alguna modalidad tecnológica dentro de sus aulas. Sin duda, la brecha digital se ensancha y ello afecta a gran parte de nuestra población, en especial nuestros niños y jóvenes. Esta es una realidad que debemos cambiar lo antes posible. El aspecto fundamental sobre el cual debemos de enfocarnos es el de la “distancia” entre las competencias de cada joven y las requeridas por el empleo más cercano. Valentina busca cerrar esa distancia y define su éxito en cada joven que coloca en un empleo de valor, dónde valor equivale de 2 a 3 veces el salario mínimo.

ATI ayuda a dar visibilidad a nivel global a programas innovadores y exitosos, como lo es Valentina. Aplaudo los esfuerzos del equipo de Programa Valentina y Funsepa. no podría estar más orgulloso de su trabajo y de los logros que, en tan poco tiempo, ya hemos alcanzado. Es un honor que la OMC haya puesto sus ojos en un caso guatemalteco, para mostrarle al mundo lo que en nuestro país somos capaces de alcanzar. ¡Felicidades a todo el equipo!

www.salvadorpaiz.com
@salva_paiz

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo