El apoyo a CICIG sigue, pero no como un cheque en blanco, y la búsqueda de soluciones al país de forma correcta, sin la imposición de soluciones antitécnicas o impuestas y sin respeto.

En medio de las grandes tensiones que se dan semana a semana en nuestro país, con el rechazo del Estado de Calamidad en el Organismo Legislativo como un recurso mágico del Organismo Ejecutivo buscando una solución desesperada ante la igual desesperación ciudadana por el estado de las carreteras y seguramente, del reflejo de la incapacidad que proviene con cientos de excusas de cada funcionario del Organismo Ejecutivo y especialmente del Ministerio de Comunicaciones, pero que no es exclusivo o monopólico del mismo. Un gran avance con la posible reglamentación del Convenio 169 de la OIT, obligatorio, necesario y que su inexistencia lo único que hizo fue llegar a este punto de quiebre, pero como todo en este gran desorden, ya trae enemigos y protestas.

Se eligió como Procurador de los Derechos Humanos por parte del Congreso de la República al Lic. Augusto Jordán Rodas Andrade, a un mes del cambio de autoridad y terminación del periodo del Lic. Jorge De León Duque. Esta semana también se conoció las declaraciones del embajador Luis E. Arreaga-Rodas, designado para Guatemala por el gobierno de los Estados Unidos de América, en espera de la confirmación del Senado de los Estados Unidos de América. Tanto las declaraciones del electo Procurador de los Derechos Humanos (PDH), así como las declaraciones del designado Embajador Luis Arreaga-Rodas hacen pensar que hay un cambio de dirección o rumbo en cuanto a las exigencias y demandas que se han hecho oír y sentir de parte del hasta hoy embajador Todd Robinson, de países amigos y donantes (de la CICIG y otros programas), de la misma CICIG con sus aliados locales la fiscal Thelma Esperanza Aldana Hernández y el saliente PDH.

El electo PDH cambia la dirección del apoyo incondicional a las Reformas al Sector Justicia y abre la posibilidad de una discusión, que pese a que propone extenderla no sólo al sector justicia, ya no es la posición recalcitrante, abusiva o insultante de algunos de los proponentes de la Reforma Constitucional al Sector Justicia y las directrices foráneas.

El embajador Arreaga-Rodas, de quien no sabemos si mantiene la nacionalidad guatemalteca (en el tiempo que él emigró a los Estados Unidos de América no era constitucional mantener la doble nacionalidad y el país que representa obligaba a la renuncia de la nacionalidad de origen, que con el puesto que posee, seguramente le será obligado), pero que nació en Guatemala y algún factor emocional tendrá que poseer de nuestro país. Esperamos que no venga con la sensación de ser el nuevo presidente de Guatemala y haber logrado a través de su nacionalidad lo que ningún otro guatemalteco hubiera, como un verdadero procónsul. Todo lo contrario, sus palabras mesuradas acerca de la búsqueda de proteger a los ciudadanos estadounidenses y los intereses de los EE.UU. serían su prioridad, y por el otro lado, la búsqueda de soluciones conjuntas con el gobierno local en los aspectos importantes que son prioridad para el país del norte: combate al narcotráfico, combate a la corrupción de funcionarios (y de empresarios), redes de trata de personas y la inmigración de ciudadanos centroamericanos. El cambio se da sobre todo en la búsqueda de un entendimiento con el sector privado y la colaboración con el gobierno local. El apoyo a CICIG sigue, pero no como un cheque en blanco, y la búsqueda de soluciones al país de forma correcta, sin la imposición de soluciones antitécnicas y mal analizadas, así como impuestas y sin respeto.

Ante estos giros en la forma de expresar sus planes esperamos que el PDH, el Lic. Rodas Andrade pueda corregir los principales errores de la gestión del Lic. Jorge De León Duque.
Además, le damos la bienvenida al embajador Arreaga-Rodas con la esperanza que su trabajo en Guatemala sea gratificante, de resultados significativos para ambos países y que pueda ser un conciliador ante el gran reto que deja la gestión del embajador Robinson, lleno de controversia y polarización con la sociedad guatemalteca.
Sígame y coménteme en twitter: @josekrlos

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo