Algunos niños  rechazan  los vegetales, siendo las mismos indispensables en la dieta, por lo que bien vale guiarlos y darles la oportunidad para que de a poco vayan incorporándolos en la alimentación.

La familia debe planificar el menú semanal y los  niños también podrán expresar sus gustos, sin que limiten la gama de  alimentos a incluir en la alimentación. Por el contrario si las posibilidades se abren, podrá  ser un menú variado y de a poco irá ampliando su gusto por más vegetales y comidas.

Se busca que desde pequeños se aprenda a comer de todo, según las recomendaciones nutricionales. Entonces, es  en casa donde se adquieren primordialmente los hábitos alimenticios para la vida, ya que consumir vegetales es importante, pero también en las cantidades o porciones recomendadas.  De manera que el ejemplo, cuenta, porque el niño comerá lo que sus padres consumen  y lo que ve comer en su familia.

En teoría es sencillo, pero tampoco es imposible, ya que siguiendo unos pasos logrará su objetivo:

Tenga a  vista los vegetales, corte de manera divertida y comience el día con un jugo de zanahoria u otro vegetal por ejemplo.

Los platillos deben ser atractivos, llenos de colorido, formas, olores y sabores. La comida debe ser motivo de alegría, A los niños les gustan las formas geométricas,  utilice cortadores, combine colores y texturas. Mientras más llamativo le resulte el plato, más lo invitará a comer.

Envíe vegetales frescos en la lonchera: palitos con un dip de yogur, ensaladas con aderezos preparados en casa,

Combine vegetales con las carnes o pollo. Una manera que gusten es cortándolos en cubos muy pequeños y mezclarlos con la salsa.

Prepare los vegetales en  forma de puré. Además del puré tradicional de papa, mezcle el mismo con zanahoria o preparé puré de otros vegetales como de güicoy o malanga, entre otros.

Mezcle las pastas con verduras  como una pasta primavera  o salsas con base a las mismas, como puede ser una salsa de zanahoria.

Sirva sopas de vegetales. Puede incluir  diversas combinaciones como una sopa de papa y puerro. Pero sirva las mimas atractivamente con crotones, perejil finamente picado o una cucharada de yogur para que luzca bien y realcen los sabores.

Prepare sándwiches vegetarianos como un pan pita relleno de berenjenas, güicoyitos, chile pimiento, tomate, cebolla y trocitos de queso o adicione lechuga o espinaca, zanahoria rallada, tomate, apio, etc. al sándwich.

Sirva postres como camote en dulce o tortitas de yuca o papa con miel.

Les comparto la receta de un puré de papa y zanahoria:

Necesitamos los siguientes ingredientes:

  • 2 libras de papa
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de tomillo
  • 3 zanahorias
  • ½ taza de leche
  • 3 onzas de mantequilla o al gusto
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de queso parmesano

Preparación

Cocinamos las papas en una olla con sal, laurel y tomillo.

Cocinamos por aparte las zanahorias con sal.

Hacemos un puré con las papas,

Agregamos:

¼  taza leche, mantequilla derretida, con un diente de ajo, sal y pimienta al gusto.

Presionamos las zanahorias para hacerlas puré, agregamos la mantequilla y la leche.

Mezclamos  los dos purés con movimientos envolventes, para que luzca marmoleado.

Espolvoreamos con queso parmesano y gratinar en el horno.