Los diputados ya no contarán con el servicio telefónico proporcionado por el Legislativo, según una circular enviada por el Director General del Congreso, Manuel Castellanos.

La decisión se basa en un hallazgo de la Contraloría General de Cuentas donde hace ver que el servicio telefónico debe estar respaldado por un contrato administrativo.

El servicio finaliza este miércoles 26 de julio. La suspensión también va dirigida a los funcionarios y empleados del organismo legislativo.

Los parlamentarios siempre contaron con servicio telefónico pero fue hasta este período legislativo que no se les otorgó un celular por lo que solo les dieron la opción de adquirir un chip.

Este plan consistía en un pago mensual de aproximadamente Q700, el cual les otorgaba más de mil minutos de tiempo de aire y 15 gigas de internet.

Reacción de los diputados

Según el diputado oficialista Juan Manuel Giordano le preocupa que por auditorías dificulten sus trabajo. “Hoy fue el servicio telefónico, mañana puede que nos quiten las hojas y tinta”, agregó.

Nineth Montenegro de la bancada Encuentro por Guatemala menciona que el argumento puede ser un pretexto para reformar la Ley de Contrataciones. “Los teléfonos ya no se han dado, yo por lo menos compre el mío y lo he cambiado dos veces”, concluyó la diputada.

“Yo si utilizo el servicio telefónico que me dio el Congreso, para realizar mi trabajo legislativo”, mencionó el diputado Jean Paul Briere, quien aseguró desconocer está medida.

Ante esta situación el presidente del Congreso, Oscar Chinchilla, mencionó que ya se encuentra en proceso una nueva licitación para poder adquirir el servicio telefónico. Esto de conformidad con lo establecido en la Ley de Contrataciones del Estado.