Se encontraba de visita en Guatemala cuando lo invitaron a la inauguración de Converciencia 2017. El evento es organizado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYT) y la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SENACYT). Luis Von Ahn fue invitado como científico brillante al evento inaugural.

Duolingo es la aplicación que lo estableció como una mente emprendedora y educativa en el mundo. Captcha y Recaptcha fueron sus primeras empresas que negoció con Google. Fue nombrado como una de los 50 cerebros de la ciencia. En 2006 estuvo dentro de los 10 científicos más brillantes según la revista Discover. Tiene cualquier cantidad de reconocimientos.

Tuvo la paciencia de platicar con República a pesar que la fila para entrevistarlo era larga. Antes y después de la inauguración de Converciencia 2017, medios nacionales y de El Salvador intentaban acercase a él para conocerlo y platicar con él.

Von Ahn es humilde y habló con todos. Todas la preguntas valían y respondió con sinceridad. Estaba emocionado por la atención y en ningún momento dejó de ser él mismo.

Preocupado por la educación

Al preguntarle sobre el rol que tiene Guatemala en cuanto a su aporte tecnológico a nivel mundial contestó que “No se oye”. Lo que se escucha es: ‘Muy bonito país para visitar. Está abajo de México. Hay violencia. Metieron a su presidente a la cárcel'”.

“El movimiento tecnológico en Guatemala está creciendo. Hace 20 años cuando me fui no había nada. Hay ejemplos de compañías que se hacen en Guatemala y se le venden a más grandes en EEUU. Hay mucho emprendimiento tecnológico. Es todavía muy pequeño comparado con otros países pero es muy bueno que suceda”, comenta.

Dignidad a los profesores universitarios

Al ver la lista de investigadores guatemaltecos que participarán en Converciencia 2017, muchos están en otros países y son exitosos en su respectivas ramas. Fernando Quevedo en Italia, Concepción Toriello en México; Jeniffer Silva Yat en Corea del Sur, por mencionar algunos.

Para Von Ahn el fenómeno que no sean “profetas en sus tierras”, como profesores universitarios y que son más apreciados en otros países es difícil de explicar esta situación. “En Guatemala no se aprecian los avances tecnológico. Muchos de esos avances los hacen los profesores universitarios. En Guatemala no se le paga muy bien comparando con otros países. Yo soy profesor universitario y cuando le dije a mi familia que quería ser profesor universitario su reacción fue: ‘Tanto estudio para ser profesor universitario‘, lo cual no se oye en otro países que es considerado un gran honor. Espero que esa situación cambie”.

¿Qué tiene qué pasar para que inicie el cambio? Von Ahn comenta que primero deberían de subirle el sueldo. “Con eso se empieza. Cuando se les paga poco a los educadores nunca será considerado como un trabajo prestigioso”, asevera.

Otro proyectos

Estamos trabajando en un proyecto para enseñar a leer y escribir estoy muy motivado“, agrega. La aplicación o el programa aún no tiene nombre pero dice que es aplicable para países como Guatemala donde el nivel de analfabetismo es muy grande.

Von Ahn lo tiene claro que lo suyo es la educación. “Alguien debe hacerlo. Es un camino difícil, enseñar no es fácil. Muchas aplicaciones que se hacen para teléfono es para tomar fotos eso es muy fácil. A mi me trae más hacer algo que enseñe y eso es lo que nos motiva a todas las personas que trabajamos en la compañía”, finaliza.