“George, un alto ejecutivo de un gran proveedor de Internet, participó en uno de mis programas de desarrollo de liderazgo. Aunque era un individuo muy talentoso, fue visto como una molestia dentro del grupo.

Lee también: Drogas en la Dark Web (precios)

Tendía a monopolizar la conversación, cualquiera que fuera el tema. Todos estuvieron de acuerdo en que no era un buen oyente. Cada vez que alguien hablaba, rápidamente se impacientaba y trataba de cambiar el tema a algo más cercano a sus intereses.

tenía el hábito de devaluar el trabajo de los demás mientras hacía demasiado hincapié en sus propios éxitos. Para los otros participantes fue muy claro que George consideraba que la mayoría de la gente estaba muy por debajo de sus estándares. No era de extrañar que a la mayoría del grupo no le gustara a George y le resultó muy difícil lidiar con él.

Lee también: Linkin Park, cicatrices y mil soles para recordar

Así manejamos la situación con él

Lee la nota How to Manage a Narcissist de Manfred F.R. Kets de Vries en este enlace.