“No lo intente en casa”, dice Diego Urdaneta. Incluso titula así su nota: “La insoportable levedad del oxímoron. Pasé una semana escuchando sólo música de Ricardo Arjona”

Lee también: Bernardo Euler Coy retrata la masculinidad guatemalteca

Siempre me ha parecido que hay algo misterioso en las letras de Arjona, que hace que conecte con tantos seres humanos. No sé si son los putos oximorones. O algunos de los temas que toca en sus letras, pero una aplastante mayoría de hispanohablantes del planeta se dejan penetrar lenta y suavemente por la pluma de Ricky A (Ricardo Arjona).

Ricardo-Arjona

Lee también: Linkin Park, cicatrices y mil soles para recordar

Es algo que a opinión personal, es digno de admirar y estudiar: siento que su caso tan particular no ha sido tratado con el tacto debido. Ricardo Arjona ha cogido con más mamás que cualquier actor porno, y me atrevo a decir que sus letras han evitado divorcios, y han hecho que el sexo a los 55 años de tus padres no sea tan aburrido y tenga de música de fondo alguna de sus canciones, logrando que la menopausia no afecte a la hora de que tu mamá llegue al orgasmo. Ajá, hablé de tu mamá, menopausia, y orgasmos; merezco un puto premio Nobel.

Lee la nota completa de Diego Urdaneta, en este enlace.

El noticiero de Arjona