La Declaración Universal de Derechos Humanos data de 1948.  Es otra de esas iniciativas de la organización de naciones unidas, “onu” (con minúsculas, a propósito).  Dice su sitio web que esta declaración “ marca un hito en la historia de los derechos humanos”.  El Diccionario de la Real Academia Española define “hito” como “una persona, cosa o hecho clave y fundamental dentro de un ámbito o contexto”.

Definitivamente es un hito.  La pregunta es ¿fue un hecho clave y fundamental para qué?  Por lo que hemos visto en  Guatemala en los últimos años, ha sido fundamental para los oenegeros, que dicen defender los derechos humanos para agenciarse de fondos para su beneficio personal y para la explotación de los que ellos dicen defender.

Dice el artículo 2 que “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma…”. 

Si esto es así, ¿por qué la misma “onu”  habla de derechos indígenas? Si la misma declaración dice en su Artículo 1 que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derecho”, ¿por qué hace distingo entre derechos humanos y derechos indígenas? ¿Acaso los indígenas no son humanos?  ¿Es la “onu” la primera en discriminar?

El artículo 3 dice que “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.   Pero resulta que cuando la PNC trata de poner orden en “Las Gaviotas”, la PDH decide que han violado los derechos humanos de los reclusos y manda a la cárcel a los policías. ¿Y no que somos iguales, pues? ¿Los reclusos tienen más derechos que los policías?  Si a eso vamos, tendrían menos pues carecen del más fundamental: la libertad.

Otros temas incluidos en esta declaración son: presunción de inocencia, prohibición de esclavitud y de tortura.  Menciona el derecho a reconocer que todos tenemos personalidad jurídica, que todos somos iguales ante la ley, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial.

Sigamos… El Artículo 17 dice “Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad. Esto parece que no ha llegado a los oídos del Ministerio de Gobernación, ni al Ministerio Público ni a los tribunales de justicia.  Hay muchísimas invasiones de tierras a nivel nacional. La mayoría se ha dado en el área del Polochic, tierra bendecida que es “reclamada” como tierra ancestral por sus invasores.  Recientemente se dio otra invasión en Alta Verapaz.  ¿Y no que no podemos ser privados arbitrariamente de nuestra propiedad pues? ¿Dónde está la OACNUDH, que es la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas de Derechos Humanos, defendiendo el Artículo 17 de la Declaración que ellos hicieron y promueven?  Tal parece que algunos tienen más derechos que otros.

Y sigue esta Declaración hablando de la libertad de expresión y de opinión, del derecho de seguridad social, de educación gratuita (¿qué tal?), salud y bienestar, vacaciones, etcétera.

Una pregunta más “elevada”: ¿hay derechos inhumanos?  Según los expertos (los verdaderos, que han estudiado el tema), la frase es redundante.  Los derechos son inherentes al ser humano.

Ah! Pero allí vienen los derechos de los ríos. Así como lo está leyendo.  En marzo de este año, el Parlamento de Nueva Zelanda firmó un acuerdo para que el río Whanganui, el tercero más importante de ese país, tenga los mismos derechos que una persona jurídica. Cinco días más tarde, el 20 de marzo, el Alto Tribunal de Uttarakhand declaró a los ríos Ganges y Yamuna (el afluente más grande del Ganges) como entidades vivas con derechos legales (información tomada de El Espectador, http://blogs.elespectador.com/).

He repetido incansablemente que el nombre del juego socialista es dinero, siempre.  ¿Dónde está el dinero ahora? ¡En el representante legal del río! ¿Qué talito? Ahora se agenciará de recursos para defender al río. ¿De qué lo va a defender? ¿Le va a defender su libertad, su derecho a la educación, a la salud, a ser escuchado en un tribunal? ¿Le va a defender su libertad de expresión o su derecho al matrimonio? 

Muchas preguntas con una sola respuesta: engaño y manipulación por dinero y poder.

 

República es ajena a la opinión expresada en este artículo